Junta Extraordinaria

Prisa negocia la venta de Digital + con Vivendi y Telefónica y anuncia resultados récord

El consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, confirmó hoy la existencia de "conversaciones avanzadas" con un consorcio formado por Vivendi y Telefónica para la venta de la televisión de pago Digital+, por la que han recibido también ofertas de otros operadores. Por otro lado, Cebrián avanzó una facturación récord de casi 4.000 millones de euros en 2008.

El presidente del Grupo Prisa Ignacio Polanco.
El presidente del Grupo Prisa Ignacio Polanco.

"Hemos avanzado en conversaciones con un consorcio liderado por Vivendi-Canal + en el que estaría Telefónica como socio, antes de entablar negociaciones formales para la venta de nuestra televisión de pago, y hemos recibido ofertas de otros operadores", dijo Cebrián ante la junta de accionistas celebrada para aprobar un plan de recapitalización del grupo y la reestructuración de la deuda.

Tanto Cebrián como el presidente del Grupo Prisa, Ignacio Polanco, advirtieron que no venderán activos por debajo de su valor real. "Prisa no va a enajenar ninguno de sus activos por menos de su valor real", aseguró Polanco. El grupo no venderá ni este ni ningún otro de los activos en los que prevé desinvertir a precios que perjudiquen el valor de la compañía", añadió Cebrián.

Facturación récord en 2008

PRISA 0,39 -2,50%

Prisa, que ha propuesto al consejo de administración no pagar dividendo con cargo al ejercicio actual, ha anunciado que cerrará 2008 con unos ingresos récord de 3.991 millones de euros y un resultado bruto de explotación (ebitda) de 934 millones de euros. El ebit ascenderá a 691 millones.

De cara a 2009, las previsiones apuntan a un descenso de los ingresos "de apenas un 2%" y a un mantenimiento de los actuales márgenes de explotación, en un contexto de crisis "que ha supuesto una disminución de recursos publicitarios durente este año del entorno del 4,5%".

El grupo de medios, que cuenta con una deuda de casi 5.000 millones de euros, quiere reducir el gasto corriente por encima del 5% con "medidas de austeridad y ahorro". Para ello, además de la eliminación del dividendo, aboga por congelar los salarios de los ejecutivos y los directivos por encima de los ochenta mil euros brutos anuales, revisar el consumo de materias primas, cesar la actividad de las operaciones no estratégicas, y desinvertir en filiales y empresas. Todas estas medidas se concretarán en los presupuestos para 2009.

Cebrián recordó que la situación de la deuda es fruto del extraordinario crecimiento de la compañía, que ha triplicado su tamaño desde que salió a Bolsa.

Ignacio Polanco transmitió a la junta un mensaje de serenidad y confianza, "a misma confianza que hemos compartido a lo largo de unos años de crecimiento constante y resultados óptimos". Destacó que "la compañía va bien, que aguanta bien la crisis y que, gracias a sus posiciones en América y España, a la diversificación de sus negocios, a la confianza puesta en nosotros por nuestros clientes y usuarios y a la calidad de sus profesionales, seguimos siendo una empresa extraordinariamente rentable en todos los sentidos".

Cebrián, nombrado presidente de la comisión ejecutiva

Por otro lado, Ignacio Polanco anunció hoy que configurará la presidencia del grupo como un órgano no ejecutivo, "reforzando en cambio su papel y protagonismo no sólo en lo que concierne a la más alta representación del mismo y de sus accionistas sino en lo que se refiere al control y vigilancia sobre la gestión operativa de la empresa".

Al mismo tiempo, anunció el nombramiento del consejero delegado, Juan Luis Cebrián, como presidente de la comisión ejecutiva de Prisa. Polanco resaltó la "influencia decisiva de su gestión y su autoridad moral". Por este motivo, le instó a abordar cuanto antes las decisiones relativas al cumplimiento del Plan Estratégico y a la reforma de la organización del grupo, así como "preparar los planes que permitan en el futuro reflexionar una sucesión ordenada en la gestión de la compañía". Además, Manuel Polanco ha sido nombrado nuevo vocal de la Comisión Ejecutiva y se crea un consejo asesor internacional.

Al término de las intervenciones de Polanco y Cebrián, la junta aprobó la fusión de Prisa con Sogecable y el proceso de recapitalización y reestructuración de la deuda.

Con respecto a la fusión de Sogecable, Polanco señaló que adquirir la mayoría de las acciones era necesario para "blindar nuestras posiciones en esa compañía y garantizar el control que considerábamos imprescindible de cara al desarrollo de nuestras actividades en el sector audiovisual".