Batalla energética

Acciona pedirá a Enel una prima de control por cederle el 25% de Endesa

Aunque no hay ofertas concretas de los socios de Endesa, Acciona parece dispuesta a pedir a Enel, además del valor de la opción de venta (unos 11.000 millones), una prima por cederle el poder un año antes de lo pactado, según fuentes conocedoras del proceso. Por su parte, la italiana, de llegarse a una negociación, descontaría de esa cantidad los intereses de un año y pagaría unos 8.000 millones en dinero, y el resto, en renovables.

Pese a que el margen de maniobra de Acciona para negociar su salida de Endesa puede resultar estrecho, la constructora está dispuesta a pedir a Enel, además del valor de la opción de venta que mantienen, el pago de una prima de control por cederle el poder un año antes de lo pactado, según señalan dichas fuentes.

El acuerdo entre accionistas firmado en 2007 otorga a Acciona (que tiene un 25% de Endesa frente al 67% de Enel) la presidencia de la eléctrica y un voto de calidad dirimente en el consejo. De esta manera, y tras el reparto de las direcciones de la compañía, la constructora ha ejercido el poder desde su desembarco, que se produjo en octubre de 2007.

Ahora, a la vista de la determinación de las partes de acelerar una ruptura, proceso del que los bancos acreedores de Acciona no son ajenos, el grupo controlado por la familia Entrecanales tiene intención de pedir, además del valor del put de venta a su socio italiano (11.000 millones, que resulta del precio de la opa ajustado) una prima por el control que le cede anticipadamente. Según el pacto parasocial, que establece el control compartido de los socios, la opción de venta se puede ejercer desde marzo de 2010.

ENDESA 24,22 -1,74%

Frente a esto, y según señalan otras fuentes relacionadas con la operación, la italiana estaría dispuesta a reconocer el put como referencia de pago (aunque el pacto no le obliga a nada en este momento), pero descontando los intereses hasta esa fecha. De la cantidad que resulte de restar los intereses, Enel pagaría unos 8.000 millones en metálico (los tres préstamos con los que Acciona financia la participación en Endesa ascienden a 8.800 millones) y el resto en activos de renovables de Endesa. El grupo italiano ha declinado hacer comentarios al respecto y reitera que 'no hay ninguna oferta'.

Con todo, en la compañía eléctrica auguran un desenlace rápido. En estos momentos existe 'la decisión de buscar una salida', indican fuentes financieras, a la que está contribuyendo una 'misión diplomática de bancos', tanto los de inversión de las partes (Mediobanca, por Enel y Citi, por Acciona), como de los acreedores encabezados por el Santander.

Las mismas fuentes aseguran que en el proceso de refinanciación de los dos mayores préstamos de Acciona (de 7.100 millones), que se inició hace dos meses, los propios bancos aconsejaron a los gestores de Acciona adelantar la venta del 25% de Endesa a Enel, que se había mostrado en disposición de comprar acciones, pero no de ceder activos. En cualquier caso, opinaban los bancos, las malas relaciones con sus socios iban a conducir tarde o temprano a un divorcio. Así, se evitaba, además, el riesgo de que, en caso de enroque, la italiana denunciara el pacto en los tribunales y el put quedase en el aire, tal como había amenazado

El sindicato de 22 bancos, encabezado por el Santander, ha presionado para cambiar de prestatario y quedarse con Enel, que, pese a su abultada deuda (superior a 50.000 millones), tiene la garantía del Estado italiano.

Un divorcio exprés antes de fin de año

El hecho de que Enel esté realizando una ronda de negociaciones con los bancos acreedores de Acciona ha podido dar a entender que los italianos han tomado la iniciativa de negociar una ruptura en Endesa. Y que, mientras tanto, Acciona permanece en una actitud pasiva esperando una oferta.

Lo cierto es que, según fuentes del proceso, 'los italianos no buscarían financiación si no hubiese una determinación de sentarse a negociar o que, a través de intermediarios, las partes se están comunicando'. Sea como fuere, en diversos ámbitos se da por hecho un divorcio exprés entre los dos socios de Endesa, probablemente, antes de que finalice el año. Los más interesados son los bancos acreedores, que quieren sustituir al cliente.

Además, las negociaciones para valorar los activos de energías renovables de Endesa, han encallado. Aunque el problema no es tanto la valoración como la elaboración de un estatuto para gobernar la nueva Acciona Energía, a la que pasarían los activos de Endesa y en la que ésta participaría en la proporción correspondiente. Entrecanales se niega a que Enel, con una competidora del sector en España (Eufer), entre en el consejo.

Precisamente, el hecho de renunciar a este pacto de renovables es esgrimido también por Acciona para pedir un mayor precio en una hipotética negociación.

Subida en Bolsa

La noticia de un posible divorcio entre Enel y Acciona en Endesa se tradujo en una subida del 7,2% de las acciones de la constructora, que cerró a 77,20 euros. Por su parte, las de Endesa, sobre la que pesa la duda de una posible opa, subió un 2,5%, hasta 24,85 euros.