Crisis inmobiliaria

La CNMV suspende Metrovacesa hasta que Sanahuja aclare negociaciones con la banca

La Comisión Nacional del Mercado de Valores suspendió ayer la cotización de Metrovacesa a primera hora de la mañana, después de que Grupo Sanahuja, que controla el 80,6% de la compañía, enviara un hecho relevante. Al amparo del artículo 33 de la Ley del Mercado de Valores, el regulador del mercado mantuvo la suspensión de la compañía a la espera, según explicó un portavoz de la CNMV, de que Sanahuja ampliara su información anterior.

La suspensión se produjo a las 8.36 horas, 26 minutos después de que Sanahuja comunicara que confirmaba la información publicada sobre el mantenimiento de conversaciones entre Grupo Sanahuja con 'varios de sus principales acreedores'. En dichas conversaciones Sanahuja contempla ceder el 54% de su participación en la inmobiliaria a cambio de reducir su deuda.

Sanahuja no precisó en su comunicado al mercado el importe de su deuda, ni identificó a los bancos con los que negocia ceder el 54% de Metrovacesa. Según fuentes cercanas a la familia catalana, las entidades son Santander, BBVA, Sabadell, Caja Madrid y Popular, y dicha negociación responde a una deuda aproximada de 2.500 millones de euros.

METROVACESA 9,45 0,00%

A esa deuda hay que sumar otros préstamos aportados por La Caixa y Barclays por un lado, que suman 500 millones. Y otro crédito entregado por el británico HSBC, próximos a los 700 millones. En total la deuda de Sanahuja asciende, informan las fuentes consultadas, a 5.200 millones de euros.

Fuentes financieras indicaron ayer que las conversaciones con los seis bancos citados están 'muy próximas' a su fin y que tan sólo quedaban algunos flecos de los contratos por ajustar.

Tras esa negociación, Sanahuja tratará de cerrar también un acuerdo con el resto de la banca acreedora en los mismos términos que lo ha hecho con los seis bancos españoles mencionados (cambiando deuda por acciones de Metrovacesa). De no lograrlo, señalan las fuentes, la compañía contempla todas las opciones posibles, incluyendo la solicitud de concurso de acreedores.

La familia Sanahuja ha incurrido en esa elevada deuda entre 2006 y 2008, al tratar de hacerse con el control de Metrovacesa. La deuda de la inmobiliaria asciende a 6.991,2 millones de euros.