Automoción

Las ventas de Ford en EE UU cayeron un 30,6% en noviembre

Las ventas de Ford en Estados Unidos cayeron un 30,6%, informó hoy la compañía, para la que a pesar de la caída, su cuota de mercado aumentó con respecto al mismo periodo del año pasado debido al descenso de las ventas de los demás fabricantes.

Ford remitió hoy al Congreso estadounidense un plan de viabilidad con el que espera obtener ayudas públicas por un montante de 9.000 millones de dólares (más de 7.000 millones de euros), a cambio del compromiso de invertir 14.000 millones de dólares (11.000 millones de euros) en Estados Unidos durante los próximos siete años para desarrollar vehículos más eficientes.

El consejero delegado de Ford, Alan Mulally, destacó que la compañía espera implementar su plan de transformación sin recurrir a las ayudas públicas, si bien precisa que un crédito puente por importe de 9.000 millones de dólares le permitiría anticiparse a un empeoramiento de la crisis financiera el próximo año o a la eventual "quiebra" de un gran competidor.

Según el plan remitido al Congreso, la multinacional con sede en Dearborn se fija como objetivo alcanzar el equilibrio o incluso beneficios en Norteamérica en 2011. Su división de automoción saldrá de los 'números rojos' también ese año. Para ello, Ford implementará una serie de medidas, entre las que figura la potencial venta de su filial sueca Volvo.

El plan de futuro de Ford se centra en el desarrollo de vehículos eficientes. Así, el consumo de su gama se reducirá en un 36% hasta el año 2015, al tiempo que se implementará un plan de electrificación de automóviles, que desembocará en el lanzamiento de una gama de coches híbridos, eléctricos y recargables en 2012.

Como paso previo, la firma del óvalo espera desarrollar baterías para vehículos eléctricos, conjuntamente con proveedores, que estarán disponibles para su uso en vehículos comerciales en 2010 y en un sedán en el año 2011.

Reducir el número de proveedores

En el ámbito de la reducción de costes, los planes de Ford pasan por cerrar cuatro plantas entre 2009 y 2011, así como por cerrar o vender todas las plantas de la sociedad de componentes ACH. También contempla una reducción en el número de grandes proveedores, que se situará en 750, frente a los 1.600 actuales.

La empresa recuerda que ya ha adoptado diferentes medidas para garantizar su viabilidad, como una disminución del 14% en el número de concesionarios en Estados Unidos, hasta 3.790, o la cancelación de las primas para directivos establecidas para 2009.

Además, la corporación anunció que venderá su flota de aviones privados, compuesta por cinco aeronaves, y Alan Mulally se mostró dispuesto a trabajar por un salario de un dólar anual, como muestra de la confianza que tiene en el plan de viabilidad de la empresa.