Unión Europea

Los Veintisiete acuerdan nuevas exigencias de solvencia para bancos y aseguradoras

Los ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) dieron hoy su visto bueno a dos textos que actualizan las exigencias de capital que deben tener para cubrir sus riesgos las entidades financieras, por un lado, y las aseguradoras, por otro.

Los proyectos de directiva serán ahora remitidos al Parlamento Europeo para continuar su tramitación. La norma sobre requisitos de capital de los bancos, cuya presentación se aceleró ante el agravamiento de la crisis financiera, pretende reflejar mejor la importancia de nuevos instrumentos de inversión y la creciente internacionalización de las entidades.

Su principal novedad es que obligará a las entidades financieras a quedarse como mínimo el 5% de las emisiones de productos estructurados -como las hipotecas titulizadas- que coloquen entre los inversores. También prevé la creación de "colegios de supervisores", presididos por la autoridad del país donde la entidad tiene su sede, para vigilar a los bancos transfronterizos.

Para reducir los riesgos asociados a la interconexión entre entidades, también propone limitar la exposición a terceros al 25% de los fondos propios. En cuanto a la solvencia de las aseguradoras, para aprobar la norma ha sido necesario eliminar el modelo de supervisión que planteaba la Comisión Europea, al que se oponía España, y que quitaba poderes a las autoridades del país donde se sitúan las filiales de las grandes compañías.

Ante la presión de un grupo numeroso de Estados miembros, el acuerdo final suprime el principio de "apoyo de grupo", que trataba de reflejar la vinculación en los grupos aseguradores multinacionales entre la matriz y sus filiales localizadas en otros países. Además de permitir a las compañías transferir, en determinadas situaciones, activos de las filiales a la matriz para reforzar sus fondos propios, daba a la autoridad del país de origen la última palabra en decisiones clave relacionadas con la solvencia del grupo.

La directiva, llamada Solvencia II, revisa las exigencias de solvencia (que datan de hace más de treinta años) y mejora los sistemas de control, para adaptarlos al escenario actual del sector asegurador. Entre otras cosas, armoniza y simplifica los controles a los que están sometidos las aseguradoras en la UE.

La norma también introduce cambios en el método de cálculo de los fondos que las aseguradoras deben tener para cubrir sus riesgos, teniendo en cuenta factores como la diversificación de su negocio y su distribución geográfica. En su reunión de hoy, los ministros también dieron luz verde a otro proyecto legislativo para simplificar los trámites para la comercialización de fondos de inversión en países distintos al de aquel donde tiene sede la gestora.

El objetivo es crear un verdadero "pasaporte europeo" para los fondos de inversión que podrán acceder a todo el mercado comunitario con la única autorización de su país de origen.