Valor a examen

La oferta de Lukoil pone en valor las acciones de Repsol

La oferta del grupo ruso, aunque fracase, es positiva para los minoritarios de Repsol porque incentiva el valor en Bolsa.

El panorama que los minoritarios de Repsol tienen sobre la mesa es tan complejo que dar pautas de actuación sin matices sobre si es conveniente quedarse o deshacer posiciones es ahora muy difícil. Es algo que suele ocurrir cuando una compañía está en un encrucijada, y más en un entorno tan problemático como el actual. Con la rusa Lukoil protagonizando unas difíciles negociaciones para la compra del paquete de Sacyr, de parte de la participación de La Caixa y de otros socios con una fuerte prima, pero sin alcanzar el 30% para intentar evitar el lanzamiento de una opa, el resto de los accionistas también están afectados por una operación que pueden estar abocada al fracaso.

No obstante, los analistas consideran que los movimientos que se producen en los diversos tableros en los que se negocia el futuro de la petrolera benefician a los pequeños accionistas por varias razones. La primera es que están sirviendo para poner en valor una compañía que estaba y sigue estando infravalorada.

Para Javier Barrio, de BPI, las transacciones de carácter corporativo siempre son positivas para los minoritarios. 'Lo son en este caso porque el precio que negocia Lukoil, muy por encima de la cotización, muestra que quiere pagar una prima de control aunque éste se materialice en el futuro, pero también porque da una referencia a los títulos de Repsol', subraya.

REPSOL 16,38 0,37%

Como otros expertos, incluidos los de Merrill Lynch, Javier Barrio manifiesta que la salida de Sacyr del capital de Repsol puede ser otro estímulo. 'La presencia de la constructora se había convertido en un lastre para su cotización', indica.

Y Mariano Sancho, director del mercado de capitales de Riva y García, destaca que las acciones del grupo petrolero español se han revalorizado más de un 10% desde que se conoció el interés de Lukoil -ayer cerró a 15,20 euros-, pese a los avatares de las conversaciones. 'El impulso ya se ha percibido', afirma. Además no descarta que surjan nuevos competidores por el paquete de Sacyr, una vez que la intención de la constructora de vender su 20% parece irreversible.

El director de Riva y García considera, asimismo, que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, está asumiendo en cierta medida -aunque con unas circunstancias diferentes en este caso- un papel similar al que tomó Manuel Pizarro cuando presidía Endesa respecto a los minoritarios. Por ello no excluye que se produzca un proceso similar al que se originó en torno a la eléctrica. 'Está barata, con un PER (número de veces que el beneficio está contenido en la cotización) de 5, y es una empresa muy atractiva, con posiciones estratégicas en el sur de Europa y el América Latina', concluye.

Sin embargo, âscar Germade, de Cortal Consors, se muestra más reticente sobre la posibilidad de que se repita una pelea por el control de Repsol por la dificultad actual para obtener financiación.

Si la apertura de este proceso de cambio de accionistas de referencia es en principio positivo, ¿qué pasaría si, al final, Lukoil se impone? Los interrogantes sobre las negociaciones que se abrirían con el grupo ruso para lograr preservar la entidad y la gestión de la compañía española adquieren especial relevancia y más cuando su actual presidente ha sido promovido por un accionista, La Caixa, que está en franca retirada.

Sin embargo, entidades como Merrill Lynch, ven el sentido industrial y estratégico de la operación. 'La oferta de Lukoil es positiva para los minoritarios por tres razones', señalan. Una seria la salida de Sacyr y otras la posible creación de un fuerte consorcio entre las dos empresas por sus diferentes posiciones en el mundo.

Financiación e iniciativa política

Las negociaciones con las entidades bancarias para financiar la compra por Lukoil del paquete de Repsol, aspecto que se ha decantado como uno de los obstáculos de la operación. También a las iniciativas políticas para paralizar la transacción, ya que algunos de los protagonistas de ésta pueden dar marcha atrás, y a las que intentan promover un opa.

Sacyr, la venta se antoja como la mejor salida

Para la constructora la venta de su participación en la petrolera le permitirá salir de una delicada situación, señala Javier Barrio, de BPI. Y más, manifiesta, si el precio que se pacte le posibilita la anulación la deuda derivada de la compra del 20% y obtener plusvalías. 'Cuenta con la ventaja de tener un activo de interés estratégico, lo que le da cartas para jugar pese a su situación', señala. Añade que si la operación se cierra con Lukoil u otros grupos con las primas que ahora se barajan 'saldría airosa y podría volver a su actividad tradicional'. No obstante, eso no significa que la empresa no haya dado un giro de 180 grados respecto al perímetro y dimensiones que logró hace año y medio. En cualquier caso, si cierra la colocación de la petrolera y de Itínere, todos coinciden en señalar que su futuro quedaría despejado, aunque con el lastre para su cotización de perder la diversificación de mercados y actividades que había abordado. Si vende, los analistas creen además que las acciones no se enfrentarán a la fuerte volatilidad de los últimos meses. Sacyr cerró el viernes a 7,56 euros, con una caída del 69% en el año. El 38% de los analistas consultados por Bloomberg aconseja vender y un 50% por mantener.