Crisis inmobiliaria

Colonial reconoce riesgo de insolvencia si no logra vender Riofisa, FCC y SFL

La inmobiliaria Colonial ha admitido ante el regulador español el riesgo que supone para su viabilidad el hecho de que no consiga vender su participación en FCC, la francesa SFL y Riofisa. Si no pudiese cumplir con las obligaciones de venta, advierte, ocasionaría 'en última instancia' la insolvencia.

Junta de Accionistas de Colonial
Junta de Accionistas de Colonial

Colonial se mueve en el filo de la navaja. La pesada deuda que arrastra en su balance, cercana a los 9.000 millones de euros, puede acabar abocando a la inmobiliaria a la insolvencia y declaración de concurso de acreedores si no consigue ingresos por la desinversión en activos.

La venta de sus participaciones en el capital de FCC (15,45%), el 33% de Société Foncière Lyonnaise y el total de Riofisa parece ser la condición sine qua non para evitar la suspensión de pagos a la que ya han sucumbido Martinsa-Fadesa, Habitat, Tremon y Llanera entre otras.

El pasado septiembre la compañía que preside Juan José Brugera convenció a sus acreedores financieros para retrasar cinco años el vencimiento de sus préstamos bajo el compromiso de rebajar al 50% su volumen de deuda a corto plazo. El movimiento de Colonial para conseguir dicho objetivo se alcanzaría con una emisión de bonos convertibles (para transformar 1.400 millones de deuda en recursos propios) y la venta de sus activos 'no estratégicos'.

Los acreedores están dispuestos a ejecutar la opción de compra de FCC y SFL

COLONIAL 9,92 1,64%

En el folleto de la emisión de obligaciones que envió a la CNMV el jueves por la noche la inmobiliaria admitió que 'en un futuro Colonial podría no obtener los flujos de caja necesarios para atender los pagos de su deuda, en cuyo caso se vería obligada a intentar refinanciar de nuevo su deuda'. Todo ello, prosigue el documento, podría ocasionar 'un impacto sustancial adverso en las actividades, los resultados y la situación financiera de Colonial o incluso, en última instancia, la insolvencia y declaración de concurso de la sociedad'. A pesar del carácter hipotético de estas afirmaciones, el del jueves es el primer documento oficial remitido por la inmobiliaria al regulador bursátil español en el que la compañía admite que existen riesgos (el elevado endeudamiento en este caso) que le pueden llevar a presentar la suspensión de pagos.

La aparente falta de ofertas en firme por las participaciones que Colonial tiene en FCC y la patrimonial SFL obligó a la inmobiliaria a otorgar la semana pasada a Calyon, EuroHypo, Goldman Sachs y The Royal Bank of Scotland, además de a otros bancos acreedores la opción de comprar su porcentaje de capital en la constructora y el 33% de la francesa.

æpermil;ste último intento de adelgazar su endeudamiento está, según la propia empresa, respaldada por las entidades que forman el crédito sindicado. Tres de estos acreedores confirmaron a este diario que estaban dispuestas a tomar el 3,4% de FCC, que corresponde a cada una, y el 7,25% de SFL, en el caso de que no se formalizara ninguna oferta por estos paquetes antes del 11 de diciembre.

Aunque ya fuera de los riesgos, Colonial admite en el documento remitido a la CNMV que actualmente tiene un procedimiento judicial abierto con el grupo Monteverde por un intercambio entre participaciones en una sociedad e inmuebles del grupo por el que la inmobiliaria provisionó 80 millones. Además, todavía no se ha solucionado el litigio con tres ex consejeros de Colonial y dos de su filial Riofisa que demandaron a la compañía por el impago de indemnizaciones valoradas en total en 23 millones de euros brutos.