Crisis automovilística

Chrysler afirma cumplir los criterios para recibir las ayudas del Congreso de EE UU

El consorcio automovilístico estadounidense Chrysler está preparado para cumplir de forma "responsable y viable" con los criterios establecidos por el Congreso de Estados Unidos, que solicitó la semana pasada a los tres grandes fabricantes del país un plan detallado sobre cómo iban a invertir los 25.000 millones de dólares (19.686 millones de euros al cambio actual) en ayudas públicas que prevé otorgar el Estado, y resaltó que este dinero se destinará a las operaciones de recuperación económica de la empresa.

Así lo indicó el consejero delegado de la compañía, Bob Nardelli, en una carta a los empleados, a la que tuvo acceso Europa Press, y en la que señaló que Chrysler cuenta con planes para recuperar la rentabilidad una vez que se haya superado la actual crisis económica. "Chrysler está cambiando y continuará cambiando", añadió.

Nardelli resaltó que el Congreso de Estados Unidos ha citado a los máximos responsables de General Motors, Ford y Chrysler a principios del próximo mes de diciembre en Washington para que presenten planes detallados en los que se recogiera la forma en que invertirían los fondos públicos de ayuda al sector de la automoción del país.

El consejero delegado de la firma con sede en Auburn Hills (en el Estado de Michigan) explicó que estos fondos se destinarán a financiar las operaciones de recuperación de la empresa y señaló que durante la actual crisis económica las ventas de automóviles han experimentado una fuerte caída.

Así, Nardelli explicó que a pesar de esta reducción de sus ventas Chrysler "tiene que asumir" el pago de los salarios mensuales de sus trabajadores, así como los seguros sanitarios, las pensiones y acometer inversiones en el desarrollo de nuevos productos. Por ello, resaltó la importancia controlar sus costes y de encontrar diferentes caminos para lograr aumentar sus ingresos.

Por otra parte, el máximo responsable de Chrysler afirmó que desde que su compañía se separó de Daimler se ha transformado en una "nueva empresa", a través de la inversión en nuevos productos de calidad, así como en la reorganización de su negocio y en la reducción de costes, para asegurar el futuro de la empresa en este momento de desaceleración económica.

Una compañía más pequeña y ágil

"Nuestro objetivo es emerger como una compañía más pequeña y ágil, y cumplir con la continua mejora de la calidad de nuestros productos y centrarnos en nuestros clientes", añadió, al tiempo que aseguró que Chrysler tiene una amplia gama de productos, que aumentará en 2010, cuando comenzará a producir a gran escala un vehículo eléctrico, como parte de su estrategia de desarrollo de automóviles más eficientes.

Para finalizar, Nardelli advirtió de que estos planes para Chrysler cuentan con el apoyo de su matriz, el fondo de inversión Cerberus Capital, y destacó que 2008 ha sido un año en los que la empresa se ha enfrentado a muchos cambios, situación que continuará en los próximos meses.