Transportes

Adif se vuelca en el AVE al Mediterráneo y reestructura la línea Valencia-Barcelona

Valencia se ha convertido en el siguiente objetivo en la imparable expansión del tren en España. Adif invertirá 1.041 millones en 2009 en el AVE del Mediterráneo y reestructurará la línea Euromed, mientras que Renfe cambiará los trenes para acortar una hora el viaje entre Valencia y Barcelona.

Adif se vuelca en el AVE al Mediterráneo y reestructura la línea Valencia-Barcelona
Adif se vuelca en el AVE al Mediterráneo y reestructura la línea Valencia-Barcelona

En el ferrocarril español se conoce como 'el triángulo de oro' a la figura geométrica que conforman las redes de tren que conectan las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia. Una vez que ya está en servicio, y con éxito, el AVE que une las dos ciudades más grandes del Estado, los principales actores ferroviarios españoles, Renfe y Adif, han puesto en el primer lugar de sus prioridades la puesta a punto de la red de tren en los otros dos lados del triángulo: Barcelona-Valencia y Madrid-Valencia.

El Adif ha programado para el ejercicio de 2009 un gasto de 1.041 millones de euros para la construcción del AVE entre Madrid y Valencia (con su prolongación hacia Murcia). En el presente ejercicio ha invertido 1.238 millones de euros.

Fuentes cercanas al Ministerio de Fomento aseguraron que la ejecución de las obras del AVE entre Madrid y Valencia 'van a buen ritmo' y, aunque el departamento que dirige Magdalena Álvarez es poco proclive a comprometerse con un calendario, señala que el objetivo de la puesta en servicio en 2010 está al alcance de la mano.

El tren gana al avión en el arco mediterráneo al tener el 80% de cuota

En el otro lado del triángulo, el que conecta Valencia con Barcelona, Adif acomete una obra muy importante. Se trata de un nuevo enlace en Tarragona, que permitirá unir la actual línea Euromed en ancho de vía ibérico con el trazado de alta velocidad de la conexión entre Madrid y Barcelona, en ancho internacional.

El objetivo de este by-pass entre infraestructuras es mejorar el servicio y los tiempos de la relación ferroviaria en todo el arco mediterráneo, pero muy especialmente entre Valencia y Barcelona.

Durante los últimos 13 años este tráfico se viene realizando con el nombre comercial de Euromed por seis trenes de alta velocidad idénticos a los que prestan el servicio de AVE entre Madrid y Sevilla. Su fabricante fue Alstom.

El material fue modificado para que pudieran circular por la red convencional con ancho ibérico y han estado infrautilizados al impedir que supere los 220 km/h de velocidad. De hecho utiliza más de tres horas para llegar de Barcelona a Valencia.

Una vez que el by-pass entre las líneas Euromed y AVE Madrid-Barcelona sea una realidad en la provincia de Tarragona, cosa que ocurrirá en 2009, Renfe tiene planeado retirar de estos tráficos los trenes de Alstom. Serán sustituidos por material con rodadura desplazable y capacidad para circular por redes de ancho de vía distintos. Son los trenes que se conocen con el nombre de S-120, con velocidad punta de 250 kilómetros por hora. Han sido fabricados por la empresa vasca CAF y circularán con la marca Alvia.

La idea de la empresa que preside José Salgueiro es que el nuevo material utilice el tramo de la línea AVE en ancho internacional entre Barcelona y Tarragona, para incorporarse después a la red convencional de Euromed entre Tarragona y Valencia. El cambio permitirá ahorrar una hora de viaje entre Valencia y Barcelona.

Los seis trenes del Alstom que dejarán de prestar el servicio Euromed serán sometidos a una amplia remodelación. Se les equipará con un sistema de rodadura de ancho internacional para que puedan volver a circular como material de alta velocidad y por las líneas del AVE.

Por otra parte, el tren es el transporte público mayoritario en la ruta entre Barcelona y Valencia. La cuota de mercado del ferrocarril en este corredor se sitúa casi en el 88%, mientras que la del avión no supera el 12%. En octubre último las compañías aéreas llevaron a 11.454 personas entre los aeropuertos de El Prat y el de Manises durante el pasado mes de octubre, mientras que el tren transportó a 83.431 personas. En esta relación, no obstante, el automóvil privado es el medio de transporte más utilizado y cualquier mejora en el tren tendrá como consecuencia reducir el número de coches.

Un AVE más

La línea de alta velocidad Madrid-Castilla-La Mancha-Comunidad Valenciana-Región de Murcia es ya la sexta infraestructura de tren veloz que se pone en servicio en España. Tendrá un trazado de 902 kilómetros y una inversión de 12.410 millones.

El ferrocarril pisa los talones a las aerolíneas

La guerra entre el ferrocarril y el avión se extiende ya a la práctica totalidad de las relaciones del transporte público en España. A pesar de que entre Madrid y Valencia todavía circulan trenes convencionales con un tiempo de viaje superior a las tres horas, el reparto del mercado ha cambiado de manera muy rápida en solo un año. Así, durante el ejercicio de 2007 las aerolíneas transportaron entre Madrid y Valencia a 885.000 personas, mientras que el tren llevó a 614.000. En el presente ejercicio el avión llevó entre enero y octubre a 846.000 personas y el tren a 683.700.

En octubre de 2007 la aviación tenía en la ruta una cuota de mercado del 59%, frente al 41% del tren. Un año más tarde, en octubre último, la aerolíneas transportaron al 53% de los viajeros, frente al 47% del ferrocarril.