Puja por la petrolera española

Zapatero descarta cualquier tipo de intervención pública en Repsol

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, descartó hoy que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) o el Estado vayan a intervenir en Repsol para la adquisición de los títulos que tiene Sacyr en la compañía, representativo del 20% de su capital social, y calificó esta posibilidad de "error profundo".

"Descarto absolutamente que vaya a haber algún tipo de intervención pública (...) por la SEPI ni por cualquier otro organismo. Eso está descartado y ya lo he dicho en más de una ocasión", afirmó el presidente en una comparecencia en La Moncloa junto al presidente de Panamá, Martín Torrijos.

"Repsol y sus accionistas son empresas privadas, y si tienen problemas o hay cambios empresariales, debe haber respuestas empresariales", afirmó el presidente del Gobierno antes de pedir "respeto" a este principio.

"He oído muchas voces estos días, políticas y no políticas, que parece que sugieren una intervención del Estado", indicó Zapatero. "Imagínense que cada vez que hay algún movimiento empresarial en alguna empresa importante el Gobierno tuviera que intervenir", añadió antes de adviertir de que "hay que actuar con cierta sensatez y con cierta responsabilidad".

REPSOL 8,49 0,59%
SACYR 1,94 -0,05%

El presidente de Gobierno pidió además "paciencia" y criticó que haya "voces liberales" que pidan intervención. "Dentro de lo que ha de ser el respeto, me sorprende que algunas de las voces más liberales sean las que piden que intervengamos" y que "los más liberales sean los que están promoviendo más intervención", señaló.

>Sin tomar parte

Zapatero indicó además que no corresponde al Ejecutivo "dar el visto bueno a una operación empresarial". "Nos podrá parecer más acertada o menos acertada, y a veces las operaciones se producen y nadie comunica nada al Gobierno, ya que no somos parte en este proceso", sostuvo antes de advertir de que esta circunstancia no evita que se den opiniones sobre el asunto.

"Podemos opinar y sin duda opinaremos", señaló antes de recordar que la actual es una "economía de mercado" y que no se puede pedir al Gobierno que intervenga, "a no ser que se pida que extralimite sus funciones, lo que no haría nadie en su sano juicio".

Junto a esto, se mostró "confiado" en que Repsol siga siendo una empresa "buena, sólida y fuerte", subrayó que el Gobierno "sabe muy bien lo que hace" y auguró que "las cosas saldrán bien".

Los yacimientos de Repsol están en el exterior

Zapatero también recordó que el gas y el petróleo de Repsol proceden del exterior. "He oído a algún dirigente del PP hablar del petróleo y el gas español, que se lo quieren llevar los rusos", y "quiero recordar que el petróleo y el gas de Repsol están en Bolivia, en Venezuela, en Brasil y en Libia, y desgraciadamente nosotros no tenemos ni petróleo ni gas", aseveró antes de apostillar: "Ojalá lo hubiera en León".

Junto a esto, insistió en que "el Gobierno defiende a todas las empresas", como ha hecho en el caso de Repsol y sus actividades en Venezuela, Bolivia, Brasil o Ecuador. Esta posición forma parte, desde su punto de vista, "de toda una manera de entender y comprender cómo se ejerce la política exterior".

"Digo esto porque hemos sido objeto de muchas críticas y muy duras de nuestra política exterior hacia determinados países de Latinoamérica, y nuestra política está siempre en defensa de los intereses de España y de las empresas españolas, sea Repsol o sea cualquier otra", añadió.

Interés de "empresarios españoles"

Por otro lado, el presidente del Gobierno sugiró que el interés "inicial" de vender hasta un 29,9% de Repsol al grupo ruso Lukoil surge "también" de "empresarios españoles".

"Habría que matizar o tener en cuenta que a lo mejor no es la empresa rusa quien tiene interés. A lo mejor quien tiene el interés inicial no es sólo la empresa rusa, sino que pueden ser también empresarios españoles que han podido tener interés en hacer una asociación estratégica con el grupo ruso", afirmó Zapatero.

Las discrepancias... sólo futbolísticas

Al ser preguntado sobre divergencias de criterio en el Gobierno acerca del interés de Lukoil sobre Repsol, Zapatero dijo que no le ha "llegado ninguna discrepancia".

Sobre las declaraciones de hoy del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien dijo preferir el grupo francés Total a Lukoil, Zapatero negó diferencias de criterio. "Es verdad que el ministro de Interior ha hecho unas declaraciones, pero ya sabe que las discrepancias que tenemos se limitan al campo de fútbol", bromeó.

Acerca de la oposición de Felipe González a la operación, sugirió que sus declaraciones responden a una falta de información. "El ex presidente dice cosas, pero ya le explicaré alguna cosa más, ya que parece que la información siempre es bueno tenerla a fondo", dijo.