Crisis inmobiliaria

Martinsa recomendó a los clientes denunciar a las cajas para cobrar los avales

Casi una veintena de afectados por el concurso de acreedores de Martinsa-Fadesa aseguró hoy que la inmobiliaria les ha recomendado denunciar a las cajas acreedoras para poder cobrar sus avales bancarios, en el caso de que la compañía no entregue las viviendas en el plazo pactado.

Así lo explicaron varios afectados de la promoción Parque Colmenar, en Colmenar Viejo (Madrid), después de mantener una reunión con la administradora concursal de Martinsa-Fadesa Antonia Magdaleno en la sede de la inmobiliaria en Madrid.

No obstante, la inmobiliaria aseguró esta tarde en un comunicado que "en ningún caso se ha recomendado que se denuncie a las cajas para cobrar el aval".

Según Martinsa-Fadesa, la compañía "ha informado a los clientes del procedimiento a seguir y del derecho que les asiste de acudir a los bancos garantes de las cantidades anticipadas para la compra de las viviendas, en el caso de que la compañía incumpliera los plazos de su entrega".

Sin embargo, los perjudicados relataron esta mañana que la empresa les sugirió hoy en su primera reunión con los afectados la posibilidad de acudir de forma conjunta a un bufete de abogados para obtener el cobro de los avales y trasladar posteriormente a las entidades financieras el coste de estos servicios jurídicos.

Los afectados denunciaron que la mayoría de las entidades financieras "están dando largas" a los perjudicados y no están devolviendo sus avales, con la única excepción de Caixa Penedès.

Estos compradores se quejaron de no conseguir la devolución de los avales contraídos con entidades como Caja Madrid, Caja Duero, Caixa Galicia y La Caixa.

No obstante, los afectados explicaron que la mayoría de los 56 compradores de esta promoción no cuenta con avales, de forma que "perderán todo el dinero que invirtieron", que en muchos casos asciende a más de 100.000 euros por vivienda, si la inmobiliaria no les entrega los inmuebles que compraron.

Asimismo, criticaron el hecho de que las personas que cuentan con aval deberán tener el beneplácito de las entidades financieras y cobrarlos antes de que éstos caduquen -la mayoría de ellos entre abril y junio de 2009-.

En este sentido, la compañía ha transmitido a los afectados que propondrá que se dé "un trato preferente" en el convenio de acreedores a todos aquellos clientes que hubieran realizado anticipos en las promociones que, finalmente, no pudieran concluirse.

Los perjudicados explicaron que la compañía se comprometió en un principio a resolver sus contratos de compraventa de forma conjunta, pero ahora argumenta que las cajas podrían negarse a pagar los avales, porque éstos dejarían de estar en vigor una vez se resolvieran.

Por su parte, las entidades financieras defienden, según explicaron los afectados, que Martinsa-Fadesa todavía cuenta con tiempo suficiente para entregar las casas, ya que cuenta con un plazo de 30 meses desde la obtención de licencia del ayuntamiento, el pasado 13 de febrero.

La inmobiliaria Martinsa-Fadesa, que se encuentra en concurso de acreedores desde el pasado mes de julio, tenía previsto construir un total de 577 viviendas en Colmenar Viejo, 202 unifamiliares y 259 colectivas en el sector denominado como "Las Adelfillas" y 116 en el Consorcio de La Estación.

Los compradores de Martinsa-Fadesa, además, pueden entrar a formar parte del concurso de acreedores siempre que remitan a la Administración Concursal las cantidades adelantadas a la promotora para el pago de la vivienda, según informa la propia Administración en su página web.