Elecciones en Venezuela

El partido de Chávez gana en la mayoría de Estados, pero pierde los más poblados y Caracas

El presidente venezolano Hugo Chávez ha proclamado hoy la victoria de su partido en las elecciones regionales en Venezuela al imponerse en al menos 17 de los 22 Estados, según los resultados provisionales.

No obstante, ha perdido las importantes regiones de Zulia y Miranda, las más pobladas del país. La oposición se ha impuesto además en la Alcaldía Mayor de Caracas. Según la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tibisay Lucena, la participación ha sido del 65,45%, la más alta registrada en unos comicios regionales y locales en Venezuela.

La oposición mantiene los Estados de Zulia, región petrolífera, y de Nueva Esparta, que ganó hace cuatro años, pero arrebata Miranda, que engloba barrios capitalinos, al partido de Chávez. Por su parte, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fundado por el presidente venezolano, recupera Trujillo, Aragua, Guárico y Sucre, en manos de disidentes del chavismo, y mantiene Barinas, tierra natal del mandatario y donde se presentaba su hermano, Adán Chávez.

Zulia y Miranda están considerados como los más importantes del país por su peso económico, su población, que suma más de 6,6 millones de habitantes de los 28 millones que tiene Venezuela, y unas posiciones estratégicas.

El presidente venezolano ha indicado que las elecciones "han demostrado que aquí hay un sistema democrático y que aquí se respeta la decisión del pueblo". Chávez ha acudido al centro PSUV ha establecido su cuartel general para calificar de "gran victoria" los resultados obtenidos por sus candidatos. "Habrá opositores que digan que nos han derrotado aun cuando hemos ganado 17 gobernaciones frente a tres de ellos, aunque quedan dos por dilucidar, porque hay empate técnico, y habrá que esperar unas horas", ha señalado Chávez.

El mandatario ha insistido en que la jornada electoral "derrumba" las tesis esgrimidas que algunos, dentro y fuera del país, de que en Venezuela hay un gobierno dictatorial.

Irregularidades

Durante esta jornada electoral -día en que 17 millones de venezolanos estaban llamados a votar a los gobernadores de 22 Estados, a más de 300 alcaldes y más de 200 legisladores regionales-, la oposición ha denunciado que, horas después del cierre oficial de los centros de votación, aún permanecían abiertos colegios en los que ya no hay votantes. De acuerdo con la legislación electoral, los colegios podrán permanecer abiertos hasta que emitan su voto todos aquellos que hagan cola en los centros de votación.

Decenas de ciudadanos esperaban aún horas después del cierre oficial de colegios (a las 16.00 hora local del domingo, 21.30 hora peninsular española), para ejercer su derecho a voto en algunos centros en Caracas y otros en distintos Estados del país. La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, ha declarado que debían permanecer abiertos los centros en los que quedaran electores en cola, como establece la legislación.

Horas después, Juan Carlos Caldera, del partido opositor Primero Justicia, ha exigido al jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO), Jesús González González, que se cumpla lo establecido por el CNE y se cierren los centros en los que no había electores. Caldera ha denunciado concretamente que siguen abiertos centros electorales en el barrio caraqueño de Petare, uno de los más pobres de la capital venezolana.

Elecciones decisivas

Estos comicios son decisivos para el presidente Hugo Chávez, quien espera afianzarse aún más en el poder, utilizando como estrategia una campaña electoral cargada de amenazas en contra de todos los candidatos de la oposición.

Tras el revés sufrido hace menos de un año en el referéndum constitucional, el mandatario venezolano advirtió a su seguidores en un mitin celebrado en Caracas que "perder al menos tres gobernaciones en estas elecciones resultaría una derrota para el Gobierno nacional". Chávez mantiene su confianza en una posible victoria "aplastante" en los que serán los decimocuartos comicios desde su llegada al poder en 1998. La mayor parte de las encuestas -incluyendo las de la oposición- le dan el triunfo en una buena parte de los Estados y alcaldías, sin embargo, en algunas regiones clave, las elecciones se anticipan muy reñidas.

Estos también son los primeros comicios desde la derrota que encajó hace un año, cuando en un referéndum se frustró su empeño por modificar la Constitución aprobada a instancias suyas en 1999 para perpetuarse en el poder más allá de 2013. Ese fue el primer revés electoral en la década de quien lideró personalmente la campaña electoral de sus candidatos, en la que insistentemente repitió que el domingo está en juego "el futuro de la revolución bolivariana".

En las elecciones regionales de hace cuatro años, el chavismo ganó 20 gobernaciones, aunque cinco se desmarcaron luego del oficialismo, 278 alcaldías y la mayoría de los cargos legislativos municipales y regionales. La abstención fue entonces de 54,6% y sus candidatos ganaron con el voto de 24,5% del total de habilitados, lo que subió al 57,3% en la contabilidad de votos emitido.

Jornada festiva

Unas tres horas antes de la apertura de los centros de votación han sido lanzados fuegos artificiales y tracas de petardos, principalmente en las barriadas populares, para despertar a la gente e incentivarla a acudir a los centros de votación. El estruendo fue complementado con toques de diana transmitidos por equipos de megafonía instalados en camionetas que recorrieron las calles de esas barriadas, aunque ya a esa hora miles de electores hacían fila ante sus mesas de votación a la espera del comienzo del proceso, según mostraron imágenes de televisión.

Un 60% de las mesas electorales se instalaron durante la primera hora de las votaciones regionales y municipales venezolanas de este domingo, aseguró Sandra Oblitas, una de las cinco rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE). El CNE ofreció como incentivo la rifa de vehículos cero kilómetros entre aquellos miembros de mesa que tuviesen listo su centro de votación a la hora indicada.