Crisis automovilística

La Casa Blanca no aumentará las ayudas para la automoción

El Gobierno de Estados Unidos es contrario a aportar fondos adicionales a los 25.000 millones de dólares (19.841 millones de euros al cambio actual) ya comprometidos en forma de líneas de financiación para ayudar a los fabricantes de automóviles del país a hacer frente a la actual situación de reducción de ventas y de crisis económica, informó hoy la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

Además, Perino manifestó la oposición de la Casa Blanca a utilizar los 700.000 millones de dólares (555.000 millones de euros) del paquete de rescate de la economía del país para ayudar a los fabricantes de automóviles, porque "es innecesario y poco razonable".

De esta forma, resaltó que las líneas de crédito por valor de 25.000 millones de dólares comprometidas por el Departamento de Energía del país, que se destinarán para el desarrollo de nuevos modelos más eficientes y para amoldar las plantas a su fabricación, "son apropiadas".

"No estamos a favor de dar una ayuda adicional a los 25.000 millones de dólares de dinero de los contribuyentes", añadió Perino, al tiempo que resaltó que la Administración del país ha alcanzado un acuerdo para que los fabricantes de coches utilicen créditos del Departamento de Energía, con el fin de mejorar la eficiencia energética y de enfrentarse a los problemas financieros que están sufriendo las principales marcas de automóviles de Estados Unidos.