Resultados

Dexia perdió 1.544 millones euros en el tercer trimestre por culpa de la crisis financiera

El grupo bancario franco-belga Dexia perdió 1.544 millones de euros en el tercer trimestre de 2008, frente al beneficio de 439 millones obtenido en el mismo periodo del año precedente.

Durante los primeros nueves meses del año las pérdidas fueron de 723 millones de euros, mientras que en ese intervalo de 2007 se registraron ganancias de 1.946 millones, según anunció el grupo en un comunicado.

Dexia recalcó que, sin tener en cuenta el efecto de la crisis financiera, el resultado neto en el tercer trimestre se mantuvo estable, en 647 millones de euros (en el mismo periodo del año anterior alcanzó los 655 millones).

El banco precisó que entre julio y septiembre las pérdidas directamente relacionadas con la crisis financiera se elevaron a 2.191 millones de euros, de los que 460 millones son atribuibles a su filial estadounidense FSA y 1.731 a "otros efectos de crédito y de mercado".

Dexia confirmó hoy que Francia y Bélgica garantizarán los activos de la actividad financiera de FSA, afectada por la crisis de las hipotecas de alto riesgo, y anunció también la cesión del negocio de seguros de FSA a Assured Guaranty.

Los ingresos del grupo cayeron un 78,3% en el tercer trimestre y pasaron de 1.452 millones de euros en el mismo periodo del año anterior a 315 millones, reflejo de un impacto de 1.606 millones ligado a la crisis financiera. El resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó en 740 millones de euros en el tercer trimestre, cuando un año antes había obtenido 485 millones.

El grupo aumentó además un 9,1% sus gastos, al pasar de 967 millones de euros entre julio y septiembre de 2007 a 1.078 millones en el mismo periodo de este año. Dexia explicó que un tercio del incremento de los gastos se debió a costes de reestructuración. Por su parte, las cargas por impuestos se situaron en 281 millones en el tercer trimestre, mientras que en ese intervalo del año anterior ascendieron a 23 millones.

De cara al cuarto trimestre del año, el grupo augura que los resultados seguirán "influenciados desfavorablemente" por las turbulencias de los mercados financieros, aunque cree que la solvencia "seguirá siendo sólida".

El grupo también anunció hoy la renovación de su directiva, que ya no contará con diez miembros sino con tan sólo cinco, con Pierre Mariani a la cabeza.