Cumbre de Washington

El G-20 ya prepara la próxima cumbre para febrero o marzo en Reino Unido

Los miembros del G20 preparan una próxima cumbre de Jefes de Estado que se celebrará a finales de febrero o en marzo en el Reino Unido, según dijo hoy el canciller de Brasil, país que preside el grupo, Celso Amorim.

"Sería natural" que fuera en el Reino unido, porque será el próximo país que presida el G20, señaló el ministro brasileño de Exteriores a la prensa en Washington, horas antes de que comience la primera cumbre de Jefes de Estado o de Gobierno de este grupo. Amorim dijo que en la reunión de hoy y mañana en la capital estadounidense se deberán crear grupos de trabajo para preparar las propuestas detalladas de reforma del sistema financiero.

"Todos los países admiten la necesidad de la regulación del sistema financiero para devolver la confianza, que haya reglas claras y transparencia. Puede haber divergencias en el tipo de regulación", dijo el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega.

Mantega pidió más gasto público en todo el mundo para evitar la posibilidad de una recesión global. Al mismo tiempo, destacó que los países deben armonizar sus políticas monetaria y fiscal para que se evite que algunos inyecten liquidez y otros se beneficien de esas medidas, pero no hagan aportes propios a la solución del problema.

Los ministros hablaron a la prensa tras las reuniones del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, con el primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, y de Australia, Kevin Rudd, con quienes hubo "mucha sintonía", según declararon. La cumbre comenzará hoy con una cena del G20, más España y Holanda, ofrecida por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en la Casa Blanca.

El gran ausente de la cita será el presidente electo, Barack Obama, pero la delegación brasileña dijo esperar que respaldará aún con más energía que Bush la necesidad de que el Gobierno afloje el bolsillo para revitalizar la economía. "Lo que se espera de Obama es que él vaya más allá" que la administración actual, dijo Mantega.

En la cumbre, Brasil presionará para que en el comunicado conjunto se mencione el final de año como la meta para alcanzar un acuerdo en los asuntos más espinosos de las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

æpermil;sa ha sido también la posición del secretario general de esa entidad, el francés Pascal Lamy, quien ha indicado que es posible un pacto sobre la bajada de las trabas al comercio en agricultura y bienes industriales para esa fecha. "El comercio es como una bicicleta, hay que ir hacia delante, o si no uno se cae", alertó Amorim.