Reforma del sistema financiero

Merkel confía en que de la cumbre salga un programa de trabajo para los próximos 100 días

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo hoy que espera de la reunión del G20 en Washington un programa de trabajo concreto para los próximos 100 días, dirigido a crear una nueva arquitectura financiera internacional.

La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel

"Queremos que los documentos que salgan de Washington sean un programa de trabajo para los próximos cien días", dijo Merkel en una breve comparecencia ante la prensa antes de emprender viaje a Washington.

Merkel dijo que iba a la reunión con optimismo pues cree que la crisis ha creado una presión que hace más probable que se logren resultados concretos.

La canciller y su ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, viajan a Estados Unidos con la intención de poner sobre la mesa una serie de propuestas elaboradas por un grupo de trabajo presidido por el catedrático de economía Otmar Issing.

Merkel destacó entre las propuestas de Issing la de crear un mapa de riesgo financiero internacional que permitiría una mayor transparencia en los mercados.

En ese mapa deberían aparecer todas las instituciones financieras internacionales, incluyendo los fondos de alto riesgo y las reaseguradoras y deberá servir para hacer posible una intervención más rápida en el caso de una crisis.

Otra recomendación, destacada por Steinbrück, es la de reformar el sistema de remuneración de los altos directivos bancarios por considerar que el sistema de bonos en muchas ocasiones les lleva a pensar sólo a corto plazo, lo que fue una de las causas de la crisis.

El grupo considera que hay que reflexionar sobre nuevas formas de remuneración que faciliten un balance entre las consideraciones a corto y a largo plazo.

"En el futuro no debe haber sólo reglamentaciones sobre 'bonus' sino también sobre 'malus' para los banqueros", dijo Steinmeier.

Además, se plantea la posibilidad de crear un registro de crédito internacional que le permita a los gobiernos estimar en que medida se han concedido préstamos de alto riesgo en sus países

Merkel, por su parte, rechazó indirectamente la advertencia del presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, en contra de reglas demasiado rígidas para el sector bancario.

La canciller dijo que le sorprendía que, a tan poco tiempo de la crisis, haya ese tipo de exigencias por parte del sector financiero.

Issing, que compareció ante la prensa con Merkel y Steinbrück, señaló que las propuestas de su grupo están dirigidas a evitar que en el futuro pueda evitar una crisis de las dimensiones de la que ha afectado al mundo en los últimos meses.