Coyuntura económica

Los concesionarios de coches perderán unos 18.000 empleos, según Faconauto

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) estima que la grave crisis que vive el sector comportará este año el despido de unos 18.000 trabajadores, en su mayoría comerciales, de la red de distribuidores de automóviles de toda España.

El presidente de la entidad, Antonio Romero, ha explicado hoy que la crítica situación que atraviesa el sector se ha cobrado ya unos 15.000 de los 170.000 puestos de trabajo que generan los concesionarios, en su mayoría pequeñas y medianas empresas que han ido despidiendo empleados "poco a poco, sin hacer demasiado escándalo".

Las reparaciones de los concesionarios se han mantenido estables, por lo que la mayoría de despidos, que a finales de año podrían alcanzar las 18.000 personas, se están produciendo en los equipos de ventas.

Ante esta situación, Faconauto ha reclamado al Gobierno que adopte de manera urgente un paquete de medidas que permita "salvar" los 150.000 empleos restantes y evitar que las empresas se vean

abocadas a cierres y suspensiones de pagos.

Sobre el origen de la situación que viven los concesionarios, Romero lo tiene claro: "La burbuja automovilística ''subprime'' ha reventado". Los distribuidores, obligados a cumplir con los objetivos de

ventas impuestos por los fabricantes, han estado comprando más coches de los eran capaces de sacar al mercado y vendiendo una cuarta parte de ellos "sin ganar dinero" y matriculándolos "sin necesitarlo".

Ello ha provocado que la red de concesionarios española, formada por unos 3.500 establecimientos, haya pasado de tener remanente de vehículos a "coleccionarlos". "Seguimos vendiendo un coche y comprando dos, y en vez de tener un ''stock'' de 60 días, tenemos de 120", ha señalado Romero, que a

precisado, no obstante, que algunas marcas industriales almacenan excedentes de hasta dos años.

"No se van a vender coches hasta que los concesionarios se deshagan de todos los ''stocks'', los kilómetro 0 y los vehículos de ocasión. Las matriculaciones ''subprime'' han pasado a ser activos tóxicos", ha afirmado Romero.

Para hacer frente a esta situación, que "no ha pasado en otros países", Faconauto ha exigido nuevamente al Gobierno que apruebe una Ley de contratos de distribución que regule los derechos y obligaciones de fabricantes y concesionarios, de manera que las pymes "no acarreen con los graves errores de previsión de ventas de las marcas y tengan que soportar los sobrecostes financieros derivados del mantenimiento de los ''stocks'' de vehículos".

El sector, que asegura que la caída de las ventas ha sido de entre el 40 y 50%, ha pedido también a la Administración que el nuevo Plan Vive contemple ayudas directas a los clientes y que la liquidez inyectada al sistema llegue de verdad a las empresas.

"Los concesionarios somos empresas sólidas, pero no líquidas, y tenemos las mismas necesidades financieras que los demás", ha subrayado Romero. Precisamente, directivos de Faconauto y de la Federación Catalana de Vendedores de Vehículos a Motor (Fecavem) han mantenido hoy un encuentro en Barcelona con el diputado y portavoz de CiU en el Congreso Josep Sánchez Llibre, para abordar la crisis del sector.

Sánchez Llibre ha calificado de "fracaso total y absoluto" el paquete de medidas adoptadas hasta ahora por el Ejecutivo para ayudar a la automoción. Sánchez Llibre ha coincidido con los empresarios en que el Plan Vive ha de facilitar ayudas económicas directas a los consumidores, para fomentar la renovación del parque de vehículos, y que es urgente conseguir que la liquidez llegue a amilias y empresas.