Proyecto de ley

Aguirre anuncia la supresión total del Impuesto sobre el Patrimonio en la Comunidad de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado hoy la supresión total del Impuesto sobe el Patrimonio, una medida que considera que beneficiará a unos 200.000 contribuyentes.

Aguirre ha participado en la inauguración el Congreso Nacional de la Empresa Familiar, durante el que ha apuntado que esa supresión del Impuesto sobre el Patrimonio figurará en el proyecto de ley de medidas fiscales que la semana próxima presentará en la Asamblea de Madrid.

Los contribuyentes afectados por esa supresión podrán ahorrar una medida de setecientos euros cada uno, según la previsión de la presidenta regional. En septiembre de 2007 Aguirre ya había anunciado su intención de eliminar el citado impuesto antes de terminar la legislatura, por considerar que es injusto ya que grava por duplicado la misma propiedad que es declarada también en el IRPF.

"Es obligación de los Gobierno impulsar las reformas necesarias para fomentar la competitividad y el crecimiento, especialmente en tiempos de crisis, por lo que el Ejecutivo regional procura poner en práctica hasta donde llegan sus competencias las reformas económicas que necesita España", remachó.

La jefa del Ejecutivo autonómico manifestó que la Administración que preside comparte la misma legislación básica en materia administrativa fiscal y laboral que el resto de España, e insistió en que Madrid necesita "reformas estructurales" para, entre otras cosas, seguir generando empleo.

Por ello, abogó por iniciativas como el control del absentismo laboral, "doble en España que en el conjunto de los países europeos", o por acciones como que los préstamos que los socios tienen que dar a sus empresas no tributen a tipo parcial.

Aguirre respaldó una vez más la necesidad de afrontar reformas estructurales porque, a su entender, "no es razonable que España siga manteniendo el tipo medio real del Impuesto de Sociedades en el 30% cuando en Irlanda está al 12,5% o en los países del este, como Estonia, está al 10%".

También indicó que este hecho es "menos razonable aún" cuando España tiene el segundo índice exterior "más abultado" del mundo solo por detrás de Estados Unidos. "Esto es una prueba de la falta de competitividad en España", añadió.