Irregularidades

El Tribunal de Cuentas de la UE ve fallos importantes en el control de gasto agricola

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE) considera que aún hay "fallos importantes" en el control del gasto del presupuesto agrícola comunitario, según el informe anual sobre 2007, presentado hoy.

Según el balance del Tribunal, existen irregularidades en la vigilancia de los fondos agrícolas y los controles son eficaces "parcialmente".

Dentro del presupuesto de la UE, el capítulo de agricultura y recursos naturales es el que más dinero absorbe, con una partida anual de 51.000 millones de euros para subvenciones, medidas de apoyo a los mercados agrícolas o para el desarrollo rural.

El Tribunal de Cuentas comunitario ha señalado hoy que una gran parte de las irregularidades se producen en la gestión de los fondos para el desarrollo rural, cofinanciadas por la UE y los estados miembros y que tienen como objetivo promover en el campo actividades distintas o complementarias a la agricultura. Este organismo auditor subraya que las deficiencias en ese ámbito son "desproporcionadas", si se tiene en cuenta que el desarrollo rural solamente representa el 20% del presupuesto agrícola comunitario.

En concreto, el Tribunal encontró irregularidades en las ayudas a la obtención de préstamos para fomentar el desarrollo rural, en las subvenciones a agricultores que no cumplían los requisitos para los apoyos agroambientales o en controles "inadecuados" para comprobar el pago de las ayudas a los beneficiarios finales.

Ya dentro de los fondos para apoyos agrícolas directos, el Tribunal de Cuentas detectó un error por valor inferior al 2% del valor del gasto. En este punto, el Tribunal encontró deficiencias en "el exceso de pagos" debido a errores en los datos sobre el cultivo de olivares.

De una forma más general, el Tribunal alude, en su informe, a fallos en los controles del "pago único" (ayuda que se da por superficie o explotación, según referencias históricas), por errores de cálculo o porque los agricultores se exceden al pedir la ayuda. Dentro de las subvenciones directas, el Tribunal notó en sus auditorías que los productores exageran la superficie de producción o el número de animales, para el cobro de la subvención.

Por ejemplo, en el informe cita que en algunos casos se otorgaron ayudas a agricultores que no tenían derechos para esos pagos y alude al mal uso del dinero de las "reservas nacionales" que en principio debería utilizarse para la adjudicación de ayuda a nuevos agricultores o a aquellos afectados por planes de reestructuración. El Tribunal de Cuentas ha recomendado "más esfuerzos" para corregir estos fallos y medidas como la actualización de las bases de datos, para suprimir áreas y beneficiarios que no tienen derecho a las primas.