Automoción

General Motors afirma que está cerca de la suspensión de pagos

Situación crítica para la industria del motor en EE UU. General Motors lanzó el viernes una indisimulada llamada de ayuda al futuro presidente, Barack Obama, al advertir que podría no tener efectivo para acabar el ejercicio. El grupo perdió 16.648 millones de euros hasta septiembre y quemó 5.405 millones de su caja sólo en el trimestre. Ford, por su lado, perdió 6.813 millones en nueve meses.

El país que inventó la producción en cadena de automóviles puede perder su industria del motor. General Motors y Ford anunciaron el viernes unas cuentas mucho peores a las esperadas por los analistas. Pero eso no fue lo peor de la jornada. Por primera vez, el que todavía es el mayor fabricante de coches del mundo avisó de que puede quedarse sin efectivo para operar antes de que finalice el ejercicio, lo que le abocaría al llamado Capítulo 11 (el equivalente al concurso de acreedores).

GM aseguró que se encontrará cerca del umbral mínimo de caja en lo que resta de 2008, y que estará 'significativamente por debajo' en junio si no mejora el mercado, si no se produce una venta masiva de activos o se facilita el acceso a nuevos créditos o a apoyos para mantener la caja. Esta última afirmación constituye un mensaje claro a la Administración estadounidense, después de que el Tesoro rechazase esta semana la posibilidad de ayudar con fondos una fusión de la compañía con Chrysler. El presidente de GM, Rick Wagoner, aseguró el viernes a la CNBC que hay que aprender de la caída de Lehman Brothers y apoyar al motor, y que el colapso de GM sería aún peor. La compañía quemó 5.405 millones de caja en el trimestre para pagar la reestructuración.

GM perdió 2.542 millones de dólares (1.992 millones de euros) en el trimestre, frente a las pérdidas de 38.963 millones de dólares (30.544 millones de euros) en 2007. Este último resultado se vio lastrado por las amortizaciones. En los nueve primeros meses del año, las pérdidas suman 21.264 millones de dólares (16.670 millones de euros). La facturación cayó el 11,2% hasta 92.997 millones. Sus acciones se depreciaron el viernes el 9,7%%.

La situación en Ford parece algo mejor, pero es igualmente más que preocupante. La compañía aplicará nuevas medidas de ahorro como la venta de activos o la reducción de un 10% de sus costes de personal administrativo en Norteamérica hasta enero, tras anunciar pérdidas de 8.696 millones de dólares (6.813 millones de euros) a septiembre. La facturación se situó en 86.692 millones de euros, el 19,8% menos. Sus títulos subieron el 2,02% el viernes.

Chrysler ya busca otro socio

El complicado acuerdo de fusión en el que se habían empeñado General Motors y Chrysler como posible vía para asegurar su futuro se ha aparcado. El motivo oficial es que GM se va a concentrar en resolver sus problemas de liquidez, algo que es ahora su prioridad.

La unión de ambas compañías era una salida que había estudiado GM para ganar economías de escala, reducir la competencia y, de paso, tener acceso a una caja de unos 11.700 millones de dólares que Chrysler tenía a finales de junio.

Hace unos días, las dos compañías anunciaron que habían cerrado los términos generales de un pacto que estaría pendiente de una ayuda de Estado, de unos 10.000 millones de dólares, para poder cerrar la transacción. Pero el Gobierno de George Bush no ha querido financiar esta operación que, además, a decir de los analistas está perdiendo el poco atractivo que tenía porque Chrysler, como sus competidores, está liquidando su cash flow aceleradamente.

Chrysler anunció ayer a sus empleados que buscará otros socios con los que llevar a cabo un alianza, dado que las conversaciones con General Motors no han culminaco con éxito.