Resultados

UBS confirma un beneficio neto de 200 millones de euros en tercer trimestre

El banco confirmó hoy haber obtenido un beneficio neto de 296 millones de francos (unos 200 millones de euros) en el tercer trimestre de 2008, frente a una pérdida de 858 millones de francos (unos 575 millones de euros) hace un año.

El resultado se ha visto favorecido por una ganancia procedente de la evaluación de los créditos propios por un total de 2.200 millones de francos (1.470 millones de euros), asimismo, se ha debido a un crédito de impuestos por valor de 913 millones de francos (610 millones de euros), indicó hoy UBS.

Asimismo, se debió a un crédito de impuestos por valor de 913 millones de francos (616 millones de euros). El primer banco suizo ya había adelantado ese resultado el pasado 16 de octubre cuando se anunció un plan de rescate de la Confederación Helvética y del Banco Nacional Suizo (BNS) a su favor.

El banco reconoció hoy que tuvo que hacer frente a salidas netas de dinero fresco de gran envergadura, que alcanzaron los 45.800 millones de francos (30.945 millones de euros) en las dos unidades de gestión de fortunas.

En Suiza (para las empresas e individuales), las salidas de fondos suplementarias se elevaron a 3.500 millones de francos (2.364 millones de euros), y en la gestión institucional (Global Asset Management), las salidas netas de dinero fueron de 34.400 millones de francos (23.243 millones de euros). En total, UBS vio salir 83.600 millones de francos (56.486 euros) entre julio y septiembre. Desde principios de año, la fuga de capitales depositados en el banco alcanzó los 140.100 millones de francos (94.662 millones de euros). En el mismo periodo de 2007, UBS vio, en cambio, afluir, 125.100 millones de francos (84.527 millones de euros).

Los resultados, reconoció UBS, estuvieron afectados por las pérdidas de 4.400 millones de dólares "sobre las posiciones de riesgo heredadas del pasado", y compuestas esencialmente por títulos relacionados con los créditos tóxicos del sector inmobiliario de EE UU.

UBS afirmó que a lo largo del tercer trimestre siguió reduciendo sus posiciones de riesgo, y que al final de éste, las exposiciones al mercado inmobiliario residencial estadounidense se redujeron más de un 50%. La transacción con el Banco Nacional Suizo (BNS) anunciada el pasado 16 de octubre llevará a reducir aun más esas posiciones de riesgo.

Ese día, el Gobierno suizo anunció un plan de ayuda para el mayor banco del país, UBS, contaminado por sus inversiones de decenas de miles de millones de dólares en instrumentos de "créditos tóxicos" de EE UU. De acuerdo a ese plan, el BNS aceptó transferir 60.000 millones de dólares en activos "tóxicos" a un fondo especial que será totalmente controlado por la entidad pública.

Y el Estado suizo acordó inyectar 6.000 millones de francos (unos 3.800 millones de euros) a través de un préstamo de conversión obligatoria, con lo que la Confederación Helvética detentará el 9,3% del capital del banco.