Energía

Repsol trata de evitar la ruptura con el Gobierno ecuatoriano

El director general de exploración y producción de Repsol, Nemesio Fernández-Cuesta, se reunirá mañana con responsables del Gobierno de Rafael Correa en un último intento por evitar la ruptura con el Ejecutivo ecuatoriano y el fin de sus actividades en el país.

Repsol no tira la toalla en Ecuador y quemará hasta el último cartucho para evitar la ruptura con el Gobierno de Rafael Correa. Fuentes de la petrolera explicaron que, mañana mismo, el máximo responsable de su negocio de exploración y producción (upstream), Nemesio Fernández-Cuesta, tiene previsto reunirse con responsables del Ejecutivo ecuatoriano para tratar de retomar las negociaciones sobre los contratos petroleros del grupo español en el país. 'Seguimos con la esperanza de poder llegar a un acuerdo', señalaron desde la compañía.

El directivo tiene por delante una tarea compleja después de que, a finales de la semana pasada, Correa asegurara que Repsol se iba a ir del país tras haberle hecho 'perder el tiempo' en ocho meses de negociaciones sobre los nuevos contratos petrolíferos. No obstante, el mandatario dejó abierta la puerta a un nuevo encuentro entre responsables de la compañía y el ministro de Minas y Petróleos ecuatoriano, Derlis Palacios.

Fuentes del sector petrolero apuntaron que la posición del Ejecutivo ecuatoriano causó sorpresa al grupo que preside Antonio Brufau, que mantenía con normalidad el diálogo para cambiar su actual contrato de producción compartida del petróleo por otro de prestación de servicios. Un cambio de modelo que la petrolera española ya aceptó el pasado mes de agosto. Por este motivo, las mismas fuentes no descartan que las declaraciones de Correa sean una forma de presionar en las negociaciones.

REPSOL 14,99 0,23%

Hasta ahora, Repsol y el resto de petroleras extranjeras en Ecuador, como la brasileña Petrobras o la china Andes Petroleum, entregaban parte de su producción de hidrocarburos al Estado. En el caso de la empresa española la proporción rondaba el 18%. El Gobierno ecuatoriano pretende ahora cerrar unos nuevos contratos para que las empresas entreguen la totalidad del petróleo que extraigan a cambio de una cantidad de dinero que es la que se trata de fijar en las conversaciones bilaterales. A la espera de los nuevos contratos, Ecuador fijó un régimen transitorio que obliga a Repsol a entregar el 36% de su producción a cambio de una rebaja en los impuestos sobre las ganancias extraordinarias generadas por el crudo, a las que se aplicará una tasa del 70% frente la prevista del 99%.

Aunque Eecuador obligue a Repsol a salir del país y adjudique sus explotaciones a otra compañía, el impacto sobre la petrolera no sería excesivo. En la actualidad, el grupo produce en Ecuador unos 17.960 barriles equivalentes de petróleo (bep) diarios, lo que representa el 1,7% de su producción total. Sus reservas, cifradas en unos 15,4 millones de bep, son sólo el 0,64% de las reservas totales de Repsol. Sus actividades en el país aportaron únicamente el 0,3% del resultado operativo de la empresa en el negocio de upstream. Al cierre de 2007, Repsol poseía en Ecuador derechos mineros sobre tres bloques de exploración y producción (el bloque 16, el 14 y Tivacuno). Su actividad productiva se limita a una participación del 35% en el bloque 16. La compañía subió ayer un 2,49% en Bolsa.

Respuesta de Trinidad Jiménez

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, indicó ayer que, si es necesario, el Gobierno puede intervenir en defensa de los intereses de las empresas españolas, aunque siempre desde el respeto a las decisiones que puedan tomar países que son soberanos, informa EP.

'Tenemos que mantener una buena relación y una buena comunicación para que, en el momento en que sea necesaria nuestra intervención, lo podamos hacer desde una posición de respeto, pero teniendo también una cierta capacidad de influencia', manifestó Jiménez.