5D Inversión

El fuerte rebote de última hora reduce la caída en octubre al 17%

El Ibex recupera los 9.000 puntos tres días después de marcar mínimo anual.

El fuerte rebote de última hora reduce la caída en octubre al 17%
El fuerte rebote de última hora reduce la caída en octubre al 17%

La historia se repite. Octubre, mes del crac de 1929 o del lunes negro de 1987, ratifica su mala fama bursátil. Una vez más los desplomes han sido la constante aunque este año octubre se despide con un atisbo de esperanza. El espectacular rebote de las Bolsas en las últimas tres sesiones -un 15,3% en el caso del Ibex- ha mitigado el descalabro de un mes marcado por el recrudecimiento de la crisis financiera, la debilidad económica, el pánico vendedor, la volatilidad extrema y las intervenciones de emergencia.

Las compras de última hora han permitido al Ibex concluir en los 9.116 puntos cuando el martes cayó al mínimo anual al cerrar por debajo de los 8.000. El viernes subió el 3,3% y la semana concluye así con un rebote del 9,13%, el segundo mejor de su historia, que reduce el retroceso mensual al 17%. La Bolsa española sólo ha sufrido un castigo mensual de mayor magnitud en otras tres ocasiones, la última en septiembre de 1990 cuando perdió el 18,17%.

En Wall Street, el rebote de la semana también ayudó a maquillar el cierre mensual (ver cuadro). El S&P 500 subió el 1,54 el viernes para cerrar el mes con un retroceso del 16,94%, la novena mayor caída de su historia, mientras que el Dow Jones perdió el 14,06% en el mes pese a subir el 1,5% la última sesión.

El S&P 500 reduce el castigo mensual al 16,9% gracias al tirón final

Planes millonarios de rescate a ambos lados del Atlántico, una rebaja de tipos de interés concertada, datos que confirman el deterioro económico, el contagio de la crisis a los países emergentes, la inyección de dinero en ING, la reducción de los tipos de interés al 1% en EE UU o los reembolsos masivos en los fondos de inversión son algunos de los ingredientes que han marcado un mes de locura. El Ibex ha registrado dos de las mayores subidas de su historia, las dos peores semanas y tres de las cuatro sesiones más nefastas.

'El rebote de esta semana, aunque no refleje un cambio de tendencia a corto y medio plazo, sí se podría traducir en una recuperación de la confianza del mercado en un sistema financiero que todavía debería cambiar en términos de transparencia, regulación y control', explica Miguel Ángel Nieto, de IG Markets.

La situación ha mejorado gracias a los esfuerzos de las autoridades. La relajación lenta pero continuada del interbancario demuestra que las primeras medidas adoptadas en octubre comienzan a surtir efecto. El euríbor a 12 meses ha caído de manera ininterrumpida desde el máximo del 2 de octubre del 5,526% hasta el 4,86%.

En el mercado, además, abunda la sensación de que lo peor en términos de la crisis financiera ha pasado ya. La constatación del error que supuso permitir la caída de Lehman Brothers, una decisión que disparó la aversión al riesgo y la desconfianza del mercado, ha llevado a las autoridades a reiterar que no permitirán la quiebra de ninguna otra entidad, algo que ha alejado el miedo a un colapso del sistema financiero. Un riesgo menos a pesar de que ahora se teme que los beneficios de estas entidades se resientan y cambie el negocio del sector.

La gran preocupación ahora es el traslado de la crisis al terreno económico y el escenario es sombrío. La primera estimación del PIB de EE UU para el tercer trimestre mostró una contracción del 0,3% mientras que en España el crecimiento se redujo un 0,2% en el tercer trimestre. Por ello, no es de extrañar que en el mercado domine la sensación de que es sólo cuestión de tiempo que la economía mundial entre en recesión. La duración y profundidad son las incógnitas.

La moderación de los precios y un nuevo plan de estímulo fiscal en EE UU en los próximos meses ayudarán a los consumidores a sobrellevar la crisis. En Europa, las menores presiones inflacionistas también son un alivio -el IPC bajó al 3,2% en octubre-, lo que facilita la expectativa de próximas bajadas de tipos de interés. El mercado prevé que el BCE mueva ficha el próximo jueves y si bien la mayoría apuesta por un recorte de 50 puntos básicos también hay quienes no descartan un golpe de efecto del 1%.

La menor volatilidad de las últimas sesiones también se interpreta con optimismo. Un requisito necesario para que el mercado pueda empezar a responder de forma racional a los datos económicos y a los resultados empresariales. Un terreno que también genera muchas incógnitas ante la previsión de que se aceleran las rebajas de estimaciones. Pocos expertos dudan es que las oportunidades están ahí pero tampoco descartan que los mercados puedan volver a sondear los mínimos del año.

Los fondos acusan la crisis

La crisis se está cebando con especial intensidad en los fondos. Las instituciones de inversión colectiva acumulan 18 meses consecutivos de salidas de dinero, en una huida clara de los partícipes hacia otro tipo de productos. Desde el 30 de abril de 2007, el sector ha vivido reembolsos por valor de 70.522 millones de euros, un 27% del patrimonio gestionado en esa fecha, 258.722 millones. Según los datos preliminares de Inverco, la asociación de los fondos de inversión, a cierre de octubre el patrimonio asciende a 175.672 millones de euros. En lo que va de año el volumen ha caído cerca de un 23%, entre reembolsos de los partícipes y pérdida de valor de las carteras por el descenso de los mercados.

Sólo en octubre se contabilizan salidas por 6.589 millones de euros. Entre enero y octubre de 2008 se han producido reembolsos netos de dinero por valor de 50.200 millones de euros.

La contratación cae por noveno mes

La crisis está pasando factura a Bolsas y Mercados Españoles. La negociación ha caído en picado y en octubre ha tenido un saldo negativo; es el noveno mes consecutivo en números rojos. Aún pendientes de los datos oficiales, la contratación ha sufrido un descenso superior al 30% con respecto al mismo mes del año anterior. Hasta el momento, enero es el único que refleja un crecimiento en la contratación (+33%).

La sesión de más dinero fue la del pasado día 10, jornada en la que el Ibex perdió el 9,14% ante un incremento de la incertidumbre derivada del sistema financiero. En esa jornada se hicieron 8.556 millones de euros, cuando la media se sitúa por encima de los 5.200.

Este descenso del volumen tiene un impacto directo en los resultados de BME, ya que los ingresos disminuyen. Ayer comunicó a la CNMV que el beneficio hasta septiembre ha bajado el 3,4%.