Proceso de venta

Alitalia analizará el lunes la oferta vinculante del consorcio CAI

La dirección de Alitalia examinará el lunes la oferta presentada ayer por el consorcio de empresarios Compañía Aérea Italiana (CAI) para la compra de los bienes y activos de la compañía de bandera italiana, según informó el comisario de Alitalia, Augusto Fantozzi, en una nota.

El consorcio, que presentó unas pocas horas antes de que concluyera el plazo una oferta vinculante -que supone quedarse con la parte "sana" de la deficitaria aerolínea-, tiene previsto recibir una respuesta antes de finalizar la próxima semana, teniendo en cuenta la problemática situación de la compañía, cuya actual caja sólo le permitiría volar durante las próximas tres o cuatro semanas.

Tras un día de continuas reuniones, el consejo de administración de CAI presentó ayer finalmente la oferta vinculante por Alitalia, pese a no contar con el apoyo de los sindicatos de pilotos y de tripulantes de vuelo, que engloban a la mayoría de los 12.500 trabajadores de Alitalia. Según el presidente del consorcio, Roberto Colaninno, la falta de acuerdo con los sindicatos Sdl, Avia, Anpac, Anpav e Up no será un problema, teniendo en cuenta la firma de los cuatro sindicatos mayoritarios.

Los sindicatos "rebeldes" confirmaron ayer en una nota su "juicio negativo" a la oferta presentada por el consorcio, que será discutida en una asamblea informativa que también tendrá lugar el lunes. Según dichas asociaciones, la propuesta de CAI "penaliza" a los trabajadores en cuanto a contratos y a ocupación y "niega cualquier posible perspectiva de empleo a los miles de precarios que trabajan en el sector".

Por otro lado, a lo largo de la semana también debería negociarse la entrada de un grupo aéreo internacional en el capital de la 'nueva Alitalia'. Según señala 'Il Sole 24 Ore', la "decisión ya ha recaído sobre Air France-KLM", que, frente a las pretensiones de Lufthansa de hacerse con el control de la compañía de inmediato, estaría dispuesto a esperar cinco años.

12.500 trabajadores

La oferta presentada por el el consorcio, que invertirá 1.000 millones de euros en la compañía aérea, supone el mantenimiento de una plantilla de 12.500 trabajadores, de los cuales 1.550 pilotos, 3.300 tripulantes de cabina y 7.650 operarios, empleados y directivos.

El personal será seleccionado entre la actual plantilla de las aerolínea Alitalia y Volare -'low cost' del grupo Alitalia-, así como de AirOne, compañía que se fusionará con la aerolínea de bandera.

No obstante, la oferta de CAI exige diversas condiciones, como que la Unión Europea no acuse a los actuales dueños de haber recibido ayudas de Estado y concretamente no pida la devolución del préstamo puente de 300 millones de euros aprobado el 23 de abril por el Gobierno de Romano Prodi con el apoyo del actual Ejecutivo de Silvio Berlusconi.

La prensa italiana apunta que Bruselas debería pronunciarse el próximo 12 de octubre sobre dicho préstamo.

Por otro lado, el consorcio de empresarios exige que las autoridades de competencia no estudien la fusión entre los activos de Alitalia y la aerolínea AirOne -presidida por Carlo Toto, uno de los miembros de CAI- pese a que la compañía resultante tendrá el monopolio de un gran número de rutas domésticas, como es el caso del enlace Roma-Milán, en el que la suma de ambas aerolíneas supondría una cuota de mercado superior al 90%.