Evolución de la economía

EEUU, al borde de la recesión tras sufrir una contracción del PIB del 0,3% en el tercer trimestre

La actividad económica de Estados Unidos se contrajo a un ritmo anual del 0,3% entre julio y septiembre, el mayor descenso del PIB desde el tercer trimestre de 2001, arrastrado por la mayor caída en el consumo en casi tres décadas, informó hoy el Departamento de Comercio.

"El descenso del PIB en el tercer trimestre refleja principalmente la contribución negativa del consumo personal, las inversiones residenciales y el gasto en bienes de equipo y 'software', que fueron en gran parte compensados por la contribución positiva del gasto del Gobierno federal y de los gobiernos estatales y locales, así como por las exportaciones", explicó el Departamento de Comercio.

Con todo, la contracción del PIB en Estados Unidos es menor de lo que esperaban los analistas, un 0,5% según los expertos consultados por Reuters.

El gasto del consumidor, que representa dos tercios de la actividad económica estadounidense, cayó a un ritmo del 3,1% en el tercer trimestre, en la primera contracción trimestral en el consumo desde el último trimestre de 1991. Además, fue la mayor bajada desde el segundo trimestre de 1980. El gasto en bienes no duraderos, artículos como alimentos o productos de papel, bajó a su ritmo más fuerte desde finales de 1950. Las continuas pérdidas de empleo, junto con las caídas en las acciones, han golpeado la moral del consumidor.

El informe del PIB mostró que el ingreso personal disponible cayó a un ritmo del 8,7% en el tercer trimestre, la mayor caída trimestral desde que comenzaron a llevarse registros de este componente en 1947. En el segundo trimestre, el ingreso particularl había subido un 11,9%, ya que en ese momento se estaban entregando una serie de reembolsos impositivos contemplados en un plan del Gobierno para estimular la economía.

Los consumidores redujeron su gasto en bienes duraderos como coches y muebles a un ritmo anual del 1,41%, el mayor descenso desde comienzos de 1987. Las empresas también se mostraron cautas sobre el futuro, reduciendo las inversiones a una tasa del 1% tras haberlas subido un 2,5% en el segundo trimestre. Se trató de la primera reducción de la inversión empresarial desde finales de 2006.

Los precios siguieron subiendo a un ritmo relativamente fuerte en el tercer trimestre. El índice de gastos en consumo personal subió un 5,4% interanual, el alza más fuerte desde comienzos de 1990. Incluso cuando se excluyen los precios volátiles de los alimentos y el combustible, el índice creció a un ritmo anual del 2,9% desde el alza del 2,2% del segundo trimestre.

Sin embargo, ante la caída de los precios de las materias primas la Reserva Federal decidió ayer bajar sus tipos de interés que su preocupación estaba centrada más en el crecimiento económico que en la inflación.

Por otro lado, el Departamento de Trabajo informó de que las peticiones iniciales de subsidio por desempleo se mantuvieron estables la semana pasada en 479.000 solicitudes.