Bolsa de Nueva York

Wall Street ignora la desaceleración económica y se anota un 2,11%

En una nueva jornada protagonizada por la volatilidad de última hora, el índice Dow Jones se anotó una subida del 2,11% pese a la publicación del PIB del tercer trimestre, que mostró nuevos inicios de desaceleración económica.

Sede de NYSE en Nueva York
Sede de NYSE en Nueva York

La mayoría de la sesión se mantuvo en cifras positivas, sin embargo la confianza no llegó a los inversores hasta bien avanzada la sesión. El selectivo Nasdaq, donde operan numerosas empresas tecnológicas y de Internet obtuvo un repunte del 2,49%, mientras que el Standard and Poors 500 registró unas ganancias de 2,58% hasta los 953 puntos.

El Departamento de Comercio, publicó hoy el PIB correspondiente al tercer trimestre, un dato que mostró un retroceso del 0,3% en la economía estadounidense. A pesar de la caída, el crecimiento de la economía estadounidense fue mayor de lo esperado por los analistas, y el mercado lo tomó como excusa para anotarse nuevas subidas.

En un día en el que 26 de las 30 empresas que operan en el Dow Jones acabaron con ganancias, destacaron los fabricantes de ordenadores. La primera compañía mundial de procesadores, Intel, subió un 8,02% recuperando parte de lo perdido en las últimas sesiones. También vivió una buena jornada Hewlett-Packard, que sumó un 10,21%.

Por otro lado, después de la fuerte subida de la sesión del miércoles, los inversores han recogido beneficios en General Motors. Sus títulos cayeron un 10,5%. Un retroceso que ha coincidido con el anuncio de GM de querer reconvertir su filial financiera en entidad bancaria, para poder acogerse al plan rescate. Microsoft fue la segunda en el ranking de pérdidas y cedió un 1,82%.

Entre las empresas que hoy presentaban resultados trimestrales, Exxon cotizó al alza y ganó un 0,54%, tras presentar un beneficio neto histórico de 14.380 millones de dólares. Por su parte, American Express avanzó un 3,37%, después de anunciar un recorte de plantilla del 10%, que afectará a más de 7.000 empleados.

En el mercado de materias primas, el barril de crudo de Texas se depreció un 2,3% y finalizó la sesión en 65,96 dólares mientras los operadores siguen atentos al efecto que el descenso en la actividad económica.