Hacia un nuevo orden financiero

El resultado de General Electric baja un 22% por su división financiera

Como General Electric (GE) ya había apuntado, sus cifras del tercer trimestre no han sido buenas. El conglomerado industrial y financiero cerró sus cuentas con unos beneficios de 4.310 millones de dólares, un 22% menos que en el mismo periodo del año anterior.

El problema fundamental de la compañía radica en su vasta división financiera, que ha crecido en los últimos años hasta ser responsable de más del 60% de la cifra de negocio de la empresa. En el actual escenario, muy complicado para las entidades de crédito, el beneficio de GE Capital fue de 2.020 millones de dólares, un 33% menos que el pasado ejercicio. La división de consumo y negocios industriales, que el presidente de GE, Jeffrey Immelt, ha puesto a la venta, registró una caída de beneficios del 82%. Como nota positiva, los negocios de energía e infraestructura y la televisión (NBC) anotaron un aumento en sus beneficios, del 31% y el 10% respectivamente. GE confirmó que planea cerrar este año con una caída en sus negocios del 12%.