Aviación

Bruselas apoya la propuesta española de obligar a las aerolíneas a publicar las listas de pasajeros

Los ministros de Transporte de la UE apoyaron hoy de manera unánime la propuesta española de obligar a las compañías aéreas europeas a facilitar las listas de pasajeros antes de cada vuelo a las autoridades aeroportuarias, aunque sólo para ser usadas en caso de accidente.

Los Veintisiete mostraron su comprensión por la preocupación española tras el accidente de Spanair, en el que murieron 154 personas, que tardaron más de cuatro horas en ser identificadas como pasajeras.

La Comisión Europea se ha comprometido por su parte a que sus servicios jurídicos empiecen a trabajar para reflejar esta modificación en la legislación de la UE, aunque no ha mencionado una fecha concreta.

El comisario europeo de Transporte, Antonio Tajani, ha explicado que ha tomado una "decisión política" y que el ejecutivo comunitario va a estudiar la petición para intentar presentar un texto que se parezca "lo más posible" a lo que pide España.

Tajani ha confirmado además que la presidencia francesa de turno de la UE también apoya la propuesta española.

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, destacó en rueda de prensa la "acogida magnífica" y unánime de su idea por parte del resto de los países de la UE.

Entre los apoyos a la propuesta ha destacado el de la delegación chipriota, que ha recordado que en 2005 se produjo en su país un accidente similar en el que murieron 111 personas.

La ministra aclaró que la idea es que la información sobre las personas que figuren en las listas "no esté afectada por la normativa comunitaria de protección de datos".

España quiere que las autoridades aeronáuticas o aeroportuarias reciban de manos de las compañías aéreas listas precisas y detalladas de los pasajeros que embarcan en cada vuelo y de la tripulación.

Eso sí, con la "confidencialidad suficiente" para asegurar que esos datos "no puedan ser usados en ningún caso excepto cuando se produzca un accidente".

Álvarez hizo hincapié en que "la dilación en la confirmación de las personas que van aumenta el dolor (...) y crea una situación de dificultad en un momento dramático".

La principal duda que planteaba esta modificación era si con ello se estaría vulnerando la normativa europea de protección de datos, algo que estudiará ahora la Comisión Europea con más detalle.

Bruselas tendrá también que decidir cómo habría que regular la publicación y el tratamiento de los datos personales en caso de siniestro.