Hacia un nuevo horizonte financiero

Francia y Bélgica creen que Dexia es un banco "fuerte" y que superará los problemas "temporales"

Francia y Bélgica expresaron hoy su "voluntad común" de trabajar conjuntamente para ayudar al banco franco-belga Dexia a superar sus dificultades "temporales", según anunció a la prensa el primer ministro belga, Ives Leterme, al término de un encuentro de una hora mantenido en París con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

"Creemos verdaderamente en el futuro de Dexia y sus posibilidades. Es un banco fuerte", dijo tras adelantar que en los próximos días se tomarán decisiones para reforzar el grupo. Leterme no detalló las iniciativas que se tomarán y que tras su reunión con Sarkozy llevará al Consejo de Ministros.

El banco franco belga Dexia ha sufrido hoy un duro revés en la Bolsa de París, el mayor del CAC 40, al perder un 20,29 % y situarse en los 6,80 euros por acción, por lo que parece que los intentos del Consejo de Administración de la entidad para tranquilizar a los mercados no ha tenido éxito. Francia, Bélgica y Luxemburgo acudieron la pasada semana en rescate del banco para evitar su quiebra inyectando 6.000 millones de euros.

Preguntado sobre la reacción que está teniendo Europa frente a la crisis financiera, el primer ministro belga defendió el enfoque adoptado por los miembros del Benelux y que, a su juicio, es seguido por otros países, como es reforzar la estructura del capital de los bancos "participando como Estado y asumiendo compromisos". "Esa la mejor vía para reforzar la capacidad de resistir a la crisis financiera mundial", argumentó.

En cuanto a si Bélgica imitará a Alemania, Irlanda, Austria y Dinamarca, que han anunciado garantías ilimitadas para los depósitos bancarios, Leterme insistió en que su Gobierno ha optado "claramente" por el refuerzo de la estructura de capital de los bancos en cuestión.

"Dexia - repitió - es una sociedad sana, que tiene futuro, que tiene capacidad de hacer frente a los problemas que se plantean de manera general y vamos a asumir nuestras responsabilidades hacia los ahorradores, los clientes y toda la comunidad".

Intereses nacionales

Además del futuro de Dexia, en la agenda del encuentro con Sarkozy estuvo igualmente la respuesta europea a la debacle financiera. Leterme dijo que la presidencia francesa de la Unión Europea "hace todo lo que puede para tener una acción coordinada y armoniosa" pero admitió que se trata de un dosier "difícil donde los intereses nacionales son muy importantes".

Por lo que respecta a la declaración que han emitido los 27 para tranquilizar a los mercados garantizando la estabilidad del sistema financiero y la protección a los ahorradores, el responsable belga destacó que se trata de "facilitar el crédito" si bien subrayó la importancia de reforzar la estructura del capital de las instituciones. "Es lo más importante", remachó.