Hacia un nuevo orden financiero

La banca pide una "acción internacional" ante la crisis financiera

La turbulencia que sacude los mercados financieros internacionales requiere la intervención gubernamental y "respuestas sistémicas y coordinadas", afirmó hoy el Instituto Internacional de Finanzas, (IIF), la mayor asociación mundial de banca.

"Los problemas en los mercados han desembocado en una crisis mayor que amenaza los fundamentos mismos del sistema financiero", afirmó el director gerente del IIF, Charles Dallara en una conferencia de prensa.

Dallara divulgó una carta que ha dirigido al director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss Kahn, y al Grupo de los 7, pocos días antes de la asamblea semestral del FMI y el Banco Mundial.

"Las respuestas sistémicas y coordinadas internacionalmente por las autoridades son esenciales en este momento, y requieren el uso en gran escala, aunque sea temporal, de fondos gubernamentales", añadió Dallara.

El director gerente del IIF, un grupo que integran más de 390 de los bancos mayores en todo el mundo, instó a que el Congreso de Estados Unidos apruebe un plan de socorro financiero cuyo costo se ha calculado en 700.000 millones de dólares.

El Senado aprobó anoche una versión modificada del plan presentado por la Casa Blanca, y la Cámara de Representantes, que rechazó la versión original el lunes, votará nuevamente mañana sobre el proyecto.

Esta legislación, según Dallara, "se requiere con urgencia para quitar los activos de los balances de las instituciones financieras, lo cual abrirá las puertas a la reconstrucción de capital y reanudación de su papel vital en apoyo de la recuperación económica".

El Comité Financiero del FMI debería aprovechar las reuniones de la próxima semana para "el desarrollo de un marco global de medidas que fortalezcan y apoyen mutuamente la confianza".

Entre los pasos que propuso Dallara se cuenta que los gobiernos, los bancos centrales y las autoridades regulatorias continúen "apoyando, y fortaleciendo cuando sea necesario, el retorno al funcionamiento normal de los mercados bancarios y monetarios".

"Después de las recientes iniciativas estadounidenses para aliviar los mercados que tienen activos problemáticos, las autoridades de EE UU y de Europa tienen que formular marcos para la resolución y recapitalización bancaria", añadió.

Un año atrás, el entonces presidente de la junta directiva del IIF, Josef Ackermann, expresó su preocupación por la turbulencia de los mercados pero afirmó que "el sistema mismo está sano, los bancos son fuertes y no hemos tomado riesgos a los cuales no podamos ajustarnos.

En una referencia a los activos respaldados por títulos hipotecarios de alto riesgo que ya entonces pesaban sobre los portafolios bancarios, Ackermann sostuvo que "si los marcamos a la baja ahora, si absorbemos ahora el impacto, no tengo duda de que podremos superar esta crisis".

Hoy, Dallara pidió al FMI y los gobiernos del Grupo de los Siete que consideren el "establecimiento de un organismo regulatorio que coordine a nivel global" que vigile y coordine las reglamentaciones financieras y la supervisión de los mercados.

Asimismo, afirmó que "a pesar de los pasos dados ya para resolver las instituciones con problemas, hay que hacer más en EE UU y en Europa".

"Cuando sea necesario, deberá inyectarse temporalmente capital del gobierno, para preservar la estabilidad del sistema", añadió.