Hacia un nuevo orden financiero

El banco público WestLB estudia la compra de Dekabank

El banco público alemán WestLB ha sentado las bases para fusionarse con Dekabank, según la prensa alemana. La crisis ha espoleado la consolidación del fragmentado sector bancario germano. De salir adelante la operación, sería la cuarta adquisición de calado en tres meses.

La edición alemana del periódico Financial Times publicaba ayer que el banco público WestLB -controlado por la poderosa región de Renania del Norte-Westfalia- ha iniciado conversaciones para su fusión con su rival Dekabank.

El diario asegura que los consejos de ambas entidades han acordado un calendario para el inicio de conversaciones, memorando que será firmado el próximo mes de diciembre. Los propietarios de WestLB son la región de Renania del Norte-Westfalia y la asociación de cajas de ahorro alemanas, mientras que Dekabank está en manos de una amplio abanico de accionistas y bancos regionales, que también incluye, con un 7,61%, a WestLB.

Este banco tuvo en 2007 una pérdida de 1.600 millones de euros, más de lo que había anunciado en enero, debido a las depreciaciones de sus activos motivadas por la crisis subprime.

Las autoridades alemanas concedieron al WestLB un aval financiero de 23.000 millones de euros, para compensar los números rojos.

Ayer mismo, la Comisión Europea comenzó una investigación en profundidad sobre las ayudas públicas contenidas en el plan de reestructuración de WestLB.

De cerrarse la operación entre Dekabank y WestLB, se trataría de la cuarta adquisición importante en tres meses en el sector bancario alemán. De acuerdo con los analistas, la crisis ha acelerado la consolidación en el fragmentado sector bancario alemán. Hace 12 días se selló la compra de Postbank por parte de Deutsche Bank. Diez días antes, Commerzbank si hizo con Dresdner Bank por 9.775 millones de euros y, el 11 de julio Citigroup vendió su filial de banca minorista en Alemania, a Crédit Mutuel por 4.900 millones.

Operaciones en Reino Unido e Islandia

El fenómeno de la consolidación también está afectando a Reino Unido. Tras la compra de Alliance & Leicester y de algunos activos de Bradford & Bingley por parte de Abbey -filial de Santander-, ahora son Lloyds y Halifax quienes estudian su fusión. Ayer, el premier británico, Gordon Brown se mostró con confiado en que la operación prospere. En Islandia, la crisis financiera también está provocando movimientos del sector bancario. Ayer se conoció que Straumur-Burdaras va a pagar 380 millones de euros para comprar activos de su rival Landsbanki.