Banco Central Europeo

Trichet admite que los riesgos inflacionistas caen y la debilidad económica crece

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha advertido que el crecimiento económico de la zona del euro se debilita y consideró que las presiones inflacionistas han disminuido, aunque los riesgos sobre la estabilidad de precios aún no han desaparecido.

Jean-Claude Trichet
Jean-Claude Trichet

En la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno de la entidad, Trichet ha informado que la reactivación económica del área del euro se debilita, con una caída de la demanda y un endurecimiento de las condiciones de financiación.

"La actividad económica en la zona euro se está debilitando, con una contracción de la demanda doméstica y un endurecimiento de las condiciones financieras", dijo Trichet en rueda de prensa.

Añadió que "los riesgos inflacionistas para la estabilidad de precios han disminuido algo pero no han desaparecido".

Preguntado sobre un posible recorte de tipos en la próxima reunión, Trichet afirmó que "para tomar nuestra decisión examinamos dos opciones - mantener los tipos sin cambios o bajar los tipos. Nuestra conclusión es que lo adecuado es mantener los tipos como están. Pero examinamos las dos opciones".

Además, afirmó que "nunca comento sobre las reacciones inmediatas del comunicado en el mercado. Sería inapropiado comentar en tiempo real, sería un diálogo con un espejo".

"Las tasas de inflación anual se mantendrían bien por algún tiempo por encima de los niveles consistentes con la estabilidad de precios", indicó. Sin embargo, agregó que "con la debilidad de la demanda, los riesgos sobre la estabilidad de precios han disminuido en algún grado pero no han desaparecido".

Pese al ligero alivio experimentado por los precios por el abaratamiento del petróleo y ante el recrudecimiento de las turbulencias en los mercados financieros, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy mantener los tipos de interés estables en el 4,25% .

Referencias a Estados Unidos

Desde el punto de vista de los precios, la inflación anual en la eurozona se situó en el 3,6% en septiembre, lo que supone dos décimas menos que en agosto, de acuerdo con la primera estimación publicada hoy por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Asimismo, los precios de producción industrial en la zona euro experimentaron en agosto una bajada mensual de cinco décimas, frente al alza del 1,3% del mes anterior, mientras que en términos interanuales la subida fue del 8,5%.

El banco europeo subió las tasas por última vez a comienzos del pasado mes de julio 25 puntos básicos, hasta el 4,25%, para hacer frente a las presiones inflacionistas derivadas del encarecimiento de la energía y de los alimentos.

Una inflación disparada

Según el cálculo preliminar publicado ayer por Eurosat, la oficina estadística europea, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en septiembre en 3,6%. Ese porcentaje, aunque dos décimas por debajo del registrado en agosto, se aleja aún de la definición de estabilidad de precios del BCE, que es una tasa cercana pero siempre por debajo del 2%.