Jets privados

Fomento invierte 68 millones para llevar a Getafe el aeropuerto de negocios de Madrid

La aviación de negocios española muda su principal base de operaciones, localizada en Madrid. De su ubicación provisional de los últimos diez años en el aeropuerto militar de Torrejón, se irá a otra sede igualmente provisional en el aeródromo militar de Getafe, al menos durante los próximos cuatro años.

El traslado fue decidido en mayo último cuando los ministerios de Defensa y Fomento acordaron no renovar el acuerdo que ha permitido durante una década que los jets privados de las grandes corporaciones multinacionales españolas y de las principales aerolíneas de vuelos de negocios, compartieran las instalaciones con una las principales unidades del Ejército del aire.

En su lugar han suscrito un nuevo convenio que facilitará el uso de otro aeródromo militar de la capital del España, el de Getafe, en el que hoy, además de aparatos del Ejército, vuelan aviones de servicio de la cercana factoría de la empresa de construcción aromática europea EADS-Airbus.

En principio estaba previsto que la mudanza de la aviación de negocios desde Torrejón a Getafe se produjera el próximo mes de noviembre, pero las aerolíneas para vuelos ejecutivos creen que el traslado no podrá producirse hasta el final del invierno o el principio de la primavera próxima.

El retraso se debe a las obras de acondicionamiento del aeródromo militar de Getafe a las necesidades operativas de los jet privados, intervenciones en las que el Ministerio de Fomento gasta 68 millones.

El proyecto de adaptación contempla la homologación del sistema de balizamiento y señalización de la pista de Getafe para que puedan ser utilizados por la flota de las compañías aéreas de negocios. También se ha comenzado a construir un complejo terminal con una superficie de 6.000 metros cuadrados para que los pasajeros puedan realizar los trámites de embarque y desembarque. Este espacio es muy inferior al que ahora disfrutan las compañías de jet privados en Torrejón de 20.000 metros cuadrados. Por el contrario, la zona de aparcamiento de aeronaves en Getafe será más amplia que en el viejo emplazamiento.

Base de vuelos, de nuevo provisional

El traslado de la base operativa de la aviación de vuelos de negocio en Madrid al aeródromo de Getafe es sólo un paso intermedio y provisional hasta que se cree un nuevo aeropuerto de aviación general para la capital. Existen dos proyectos que se disputan este privilegio y ello a pesar de que durante el último ejercicio las empresas de jets privados están sufriendo severamente las consecuencias de la crisis: su actividad está estancada cuando entre 2004 y 2007 gozó de incrementos anuales en pasajeros, operaciones y facturación en el entorno del 15%. AENA y Fomento apuestan por construir el nuevo aeropuerto en la zona de Campo Real, mientras que la Comunidad de Madrid prefiere su ubicación en el término de Navalcarnero.