_
_
_
_
_
Derivados

El mercado de derivados de crédito se reduce un 12% en el primer semestre

El volumen mundial de transacciones con derivados de crédito (credit default swaps) cayó por primera vez en el primer semestre del año después de un crecimiento ininterrumpido desde 2001.

Los esfuerzos del mercado por reducir los riesgos del sistema empiezan a dar frutos. El número de contratos realizados con derivados de crédito durante el primer semestre de este año cayó un 12% respecto a los generados en la segunda mitad de 2007 hasta alcanzar un volumen de 54,6 billones de dólares (37 billones de euros), según la Asociación Internacional de Derivados de Crédito (ISDA en sus siglas en inglés). Se trata, así, de la primera caída desde que se comenzaron a registrar este tipo de operaciones en 2001.

El volumen de derivados de crédito se ha multiplicado casi por 100 desde 2001 a medida que los inversores recurrían a ellos para protegerse contra el impagado de deuda de una compañía. El funcionamiento de estos productos es similar al de un seguro. El comprador paga una prima a cambio de que si se produce la quiebra recibe el importe total de la deuda.

'La caída del volumen refleja los esfuerzos de la industria por reducir riesgo al acabar con operaciones que pueden resultar desestabilizadoras. Demuestra el compromiso de la industria por reducir el riesgo y aumentar la eficiencia operativa. Esperamos ver más reducciones', explica Robert Pickel, director ejecutivo y consejero delegado de ISDA. De hecho, muchos partícipes del mercado creen que cuando se actualicen las cifras, los últimos datos presentados son a 30 de junio, se verá una reducción aún más sustancial.

La congelación del mercado de crédito y el agravamiento de la crisis actual tras la caída de Lehman Brothers, uno de los principales creadores de mercado, ha llevado a muchos inversores a deshacer este tipo de posiciones.

Las enormes dificultades de financiación del banco han provocado que el mercado empiece a poner en duda que las contrapartidas no paguen en caso de que se produzcan los impagos. Un riesgo elevadísimo para el sistema dado el volumen que mueve este tipo de operativas.

Los partícipes del mercado, conscientes, han movido ficha. Después del colapso de Bear Stearns 17 bancos que mueven el 90% de las operaciones con derivados de crédito acordaron tomar una serie de iniciativas para reducir los riesgos de contrapartida y disminuir los pagos de intereses diarios. Algo que se ha traducido en la reducción de contratos.

Las iniciativas tomadas por la industria se producen al mismo tiempo la Comisión de Valores de EE UU mueve ficha. Esta misma semana el presidente de la SEC, Christopher Cox, pidió autoridad al Congreso para regular este mercado creado hace ya una década. El objetivo es asegurar que se pagan esos compromisos establecidos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_