_
_
_
_
_
Comercio electrónico

La CE quiere prohibir las casillas marcadas en la venta por internet

La CE propondrá el próximo 8 de octubre la prohibición de las casillas premarcadas en las compras por internet, una técnica comercial que a menudo aumenta artificialmente el precio o endosa al consumidor servicios y prestaciones no deseadas.

El comercio electrónico transfronterizo sigue sin despegar en Europa, en gran parte, según la Comisión Europea (CE), por la desconfianza del consumidor y por las dificultades que encuentran las empresas para comercializar sus productos en varios países de la Unión.

La correosa comisaria europea de Protección del Consumidor, la búlgara Meglena Kuneva, intentará corregir esa carencia con una nueva directiva que simplifica, armoniza y moderniza la actual regulación de los derechos del consumidor en un contrato de compraventa.

Entre las novedades del nuevo proyecto de ley comunitaria, según los detalles a los que ha tenido acceso Cinco Días, figura la prohibición de colocar casillas o celdas premarcadas en las compras por internet siempre que supongan un gasto adicional para el consumidor.

El plazo de entrega de un producto será de 30 días, y siete días el de reembolso

Los estudios de conducta económica que maneja la CE muestran que a menudo el consumidor no desmarca esa casilla, bien porque no se percata de su existencia bien porque se deja inducir a la compra. 'Créanme', aseguraba recientemente Kuneva en una conferencia. 'Hay motivos para que esas casillas estén premarcadas y no es por conveniencia para el consumidor'.

El caso más habitual suele ser la incorporación de una póliza de seguro, pero hay muchas otras prestaciones, como garantías o servicios añadidos, que también pueden comercializarse de esa forma. El equipo de Kuneva advierte, de todos modos, que la directiva no afecta a la venta de billetes de avión, un área donde suele haber quejas por ese tipo de práctica comercial.

La directiva también igualará los plazos de entrega de un producto en toda Europa (30 días) y el periodo de reflexión de que dispone un cliente arrepentido para devolverlo (14 días).

'El objetivo es que el consumidor sepa que hay unas reglas claras que se aplican en cualquier punto de Europa', explica el departamento de Kuneva. Ahora existen cuatro directivas que regulas condiciones del comercio electrónico y en cada país se han incorporado a la legislación nacional con unos plazos y unas garantías distintas.

España, a juzgar por los datos de la CE, se encuentra entre los país más avanzados en protección al consumidor en internet. Aún así, según fuentes comunitarias, la nueva directiva consolidará ciertas garantías que ahora están reconocidas por la jurisprudencia pero no por la ley. Es el caso, por ejemplo, del plazo de siete días para obtener el reembolso por una devolución.

La directiva reportará además un beneficio colateral a los consumidores españoles al mejorar la protección en la venta a distancia con visita al hogar del comprador. La ley española exime a esa técnica comercial de las normas aplicables sobre información y cancelación cuando los contratos se firman tras una visita 'solicitada' por el consumidor o cuando el valor de la venta no supera los 48 euros. La nueva norma comunitaria propone abolir esas excepciones.

Precios

Bruselas espera que la armonización de derechos y garantías permita a los consumidores 'explorar' la gran variedad de ofertas que existen en los 27 países de la UE. El estudio de impacto previo a la directiva muestra, por ejemplo, que el mismo modelo de una cámara digital cuesta 198 euros en el Reino Unido, 224 en España y 306 en Finlandia.

Clientes con mucho potencial económico

La iniciativa de la comisaria europea de Protección al Consumidor, Meglena Kuneva, a favor de las garantías del cliente redundará también en beneficio de los comerciantes. 'Podrán utilizar un contrato con los mismos términos en todos los países', destaca el departamento de la comisaria búlgara. Sus datos indican que esta simplificación permitirá a una empresa de venta a distancia a nivel nacional expandir su actividad a 26 países de la UE con un gasto en procedimientos legales de 2.153 euros. El mismo proceso, según la CE, requiere ahora ¡70.526 euros!Bruselas destaca, además, 'el enorme potencial económico' del comercio transfronterizo en una Unión de 500 millones de habitantes. 'Un tercio de la población, o sea, unos 150 millones de personas, ya hacen compras a través de internet', señala la CE. 'Sin embargo, sólo 30 millones aprovechan la red para hacer compras en un país distinto al de su residencia'.Esa vanguardia, subraya la CE, ya gasta unos 800 euros anuales en ese tipo de operaciones. Y el número de consumidores y el volumen de ventas, espera la CE, aumentará a medida que los procesos de comercialización transfronteriza ofrezcan las mismas garantías que los nacionales. Un aliciente para que las compañías acepten de buen grado el endurecimiento de las condiciones a favor de los consumidores en los contratos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_