Crisis financiera internacional

Bernanke afirma que la crisis financiera es una amenaza para el crecimiento de EE UU

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha asegurado ante el Congreso que la crisis financiera reducirá el crédito y que amenaza al crecimiento económico en Estados Unidos.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, durante su comparencencia en el Congreso de los EE UU.
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, durante su comparencencia en el Congreso de los EE UU.

"La intensificación de las tensiones financieras en las últimas semanas, que harán a los prestamistas aún más cautos a la hora de extender créditos a las familias y las empresas, podría suponer un freno significativo adicional al crecimiento", señaló.

El pesimismo de Bernanke en cuanto a previsiones económicas está animando a los inversores y analistas a creer que la Fed bajara los tipos de interés en su próxima reunión del mes de octubre. Según la encuesta recogida por Bloomberg, un 80% de los analistas creen que la institución monetaria bajará los tipos de EE UU hasta el 1,75%. En la actualidad el tipo de interés del dólar está fijado en el 2%.

Bernanke afirmó que la reciente turbulencia "extraordinaria" en los mercados "supone una amenaza directa al crecimiento económico". Señaló que la estabilización del sistema financiero "es una condición previa esencial para la recuperación económica" y pidió al Congreso que actúe para apuntalarla.

El presidente de la Fed pidió que apruebe "urgentemente" un paquete de rescate financiero de 700.000 millones de dólares, que defenderá en otra comparecencia prevista también para hoy en la Cámara caja, junto con el secretario del Tesoro, Henry Paulson.

Se trata de la segunda intervención consecutiva de Bernanke ante el Congreso, después de que ayer dijera a un comité del Senado que sin ese programa de ayuda la economía estadounidense podría caer en recesión.

En su comparecencia de hoy señaló que los riesgos "a la baja" de las perspectivas económicas "son una preocupación significativa" del banco central.

Además, predijo debilidad económica en la segunda mitad de este año y una recuperación gradual en 2009, "a medida que los mercados financieros vuelven a la normalidad y la contracción inmobiliaria sigue su curso". No obstante, enfatizó que una gran incertidumbre envuelve cualquier pronóstico económico.

Bernanke complementó las advertencias sobre la debilidad económica con un énfasis en la inflación, por lo que no dejó claro la posible dirección de la política monetaria del banco central.

El jefe de la Reserva Federal reconoció que las noticias recientes sobre los aumentos de precios "han sido más favorables", gracias a la caída del petróleo y otras materias primas.

No obstante, las fluctuaciones en los últimos días del valor del crudo ilustran la dificultad en hacer predicciones y en consecuencia "los riesgos al alza de la inflación siguen siendo una preocupación significativa", dijo Bernanke.