Hacia un nuevo orden financiero

Las Bolsas se desploman ante el temor a nuevas quiebras bancarias

Nueva sangría en las Bolsas. El S&P cayó el 4,71% y contagió con su descenso a los mercados europeos. Los inversores han extremado la cautela ante el temor de más víctimas en el sector bancario. El mercado crediticio está paralizado y el tipo interbancario a un día roza máximo histórico.

Nervios a flor de piel. Las Bolsas sufrieron ayer importantes retrocesos a pesar del rescate de la mayor aseguradora del mundo AIG (-45,3%) por parte de la Reserva Federal estadounidense. Wall Street se desplomó tras la ligera mejora de la víspera. El S&P perdió el 4,71%, situándose en el nivel más bajo desde mayo de 2005. El Dow Jones y el Nasdaq cayeron un 4,06% y un 4,94%, respectivamente.

EE UU dio al traste con el intento de recuperación de Europa, y los índices cerraron con descensos superiores al 2%. En el caso del Ibex 35 el recorte llegó al 2,29% y dejó el índice por debajo de los 10.700 puntos.

Por su parte, la Bolsa rusa concluyó con un recorte del 6,4% una vez que el Servicio Federal para Mercados Financieros ordenase la suspensión de actividad hasta nueva orden. La víspera se dejó el 11,5%.

La negociación en la Bolsa de Rusia se ha suspendido tras la fuerte penalización sufrida

Los títulos de HBOS oscilaron un 59% entre el nivel más bajo y más alto de la sesión por los rumores de fusión con Lloyd's

La sacudida de los índices vino una vez más de la mano del sector financiero. Los inversores temen ver nuevas víctimas de la crisis crediticia y las sospechas apuntan a un gran número de entidades. Ayer los diferenciales de crédito se dispararon entre la banca estadounidense, de tal forma que el mercado daba unas posibilidades de quiebra a Morgan Stanley (-26,4%) superiores a las de Lehman Brothers (-56,7%). De largo pasaron los resultados que presentó la primera entidad y que resultaron por encima de lo esperado o las especulaciones sobre una probable fusión con otra entidad. Goldman Sachs, contagiada, cayó el 14%.

Al mismo tiempo, el mercado de crédito se encuentra literalmente paralizado a pesar de las últimas inyecciones de liquidez realizadas por los bancos centrales. El tipo diario al que se prestan los bancos, el líbor en dólares, se relajó en la última sesión al 5,03%, pero está muy cerca del máximo histórico.

Con un escenario cada vez más complicado, los inversores intentan a la desesperada poner a buen recaudo sus ahorros. Así, la rentabilidad de las letras del Tesoro de EE UU a tres meses cayó al 0,02%, el mínimo desde 1954, para luego cerrar al 0,04%.

En el caso de las compañías, la prioridad es intentar salir de la crisis con el menor daño posible. Ayer los mercados asistieron a los rumores, después confirmados, de una posible fusión entre HBOS (-19%) y Lloyds (0%) que movieron a bandazos las cotizaciones de las entidades. El HBOS osciló 126 puntos entre el nivel más bajo y más alto, o un 58%.

En un intento de recuperar la confianza la SEC, el organismo regulador de los mercados de Estados Unidos, anunció que prohibirá las ventas abusivas a corto de todos los valores, para lo cual endurecerá la normativa vigente.

Por su parte, el Tesoro de EE UU anunció una serie de emisiones de deuda con el fin de ayudar a la Fed después del rescate de la aseguradora AIG.

Los indicadores de riesgo se disparan

Volatilidad. El Vix es el índice que mide la volatilidad del S&P 500. Ayer se disparó y marcó un máximo en la sesión en 35,5 puntos, frente al 30,3 de cierre de la sesión anterior. A finales del mes de agosto este índice cotizaba en torno a los 20 puntos. La volatilidad, la oscilación de acciones e índices, es una de las medidas de riesgo más utilizadas en Bolsa.

Ted Sread. La disposición de prestarse dinero unos bancos a otros da idea de la confianza reinante en los mercados. Varios índices miden este grado de confianza. El Ted Spread mide el diferencial entre las letras estadounidenses del Tesoro a tres meses y el líbor a tres meses. Este índice pasó ayer del 2% al 3%, máximo. La media de los últimos cuatro años ha sido del 0,7%.

Líbor. El líbor es el tipo de interés interbancario, al que se prestan dinero los bancos. El líbor a un día llegó a alcanzar el martes pasado el 6,65%, su nivel más alto en siete años. Ayer retrocedió hasta el 5,031%, aunque la lectura de hoy será probablemente más elevada.

Euríbor. El tipo de interés interbancario de la zona euro se ha mantenido hasta el momento más calmado. El tipo a dos semanas se situó ayer en el 4,551%. En enero llegó a alcanzar el 4,956%.

'Credit default swaps'. Estos derivados miden lo que están dispuestos a pagar los inversores por cubrir una emisión de deuda en caso de quiebra. El CDS de Morgan Stanley alcanzó ayer un diferencial de 900 puntos básicos, frente a una media en el año en torno a 200.

Otros

Deuda. Los inversores buscaron refugio en la deuda ayer, especialmente en los plazos cortos. La rentabilidad de las letras del Tesoro a tres meses en EE UU llegó a caer al 0,041%. El rendimiento del bono a dos años quedó en el 1,627% y el 10 años en el 3,379%. El tipo del bono español cerró al 4,5%.

Dólar. La enorme desconfianza en el sector financiero estadounidense y el temor al impacto de la crisis en la economía pasó factura a la cotización del dólar. El billete verde cayó el 0,95% frente al euro para situarse en 1,426 unidades por euro. Con todo, la divisa recupera el 10,8% desde los mínimos de julio.

Oro. La búsqueda de activos refugio permitió que la cotización del oro escalara ayer en un día de pérdidas generalizadas en Bolsa. El metal precioso se anotó un 10,9% ayer y cerró así la mejor sesión desde agosto de 1982. El oro marcó máximo en marzo en 1.032,7 dólares por onza y ayer cerró a 865,1.