Operación

Washington Mutual estudia su venta por partes a otras entidades

Washington Mutual estudia contratar a Goldman Sachs y a Morgan Stanley para que se encarguen de subastar sus activos por partes. Entre los potenciales compradores de la mayor caja de ahorros de EE UU se encuentran Citigroup, Bank of America, HSBC, JPMorgan y Wells Fargo, según fuentes cercanas a la operación.

Washington Mutual
Washington Mutual

Es posible que los compradores se interesen solo en partes de WaMu, con sede en Seattle, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas.

Los bancos pueden tener que fusionarse para sobrevivir tras la quiebra a Lehman Brothers, la venta de Merrill Lynch a Bank of America y el rescate del Gobierno estadounidense a la aseguradora American International Group (AIG). Los prestamistas, como Wells Fargo, de San Francisco, están buscando activos para comprar a precios bajos ahora que las caídas en los mercados bursátiles han reducido la capitalización de las empresas estadounidenses en más de 1.000 millones de dólares.

``Si lográramos algunos acuerdos, mejoraría la confianza en el mercado'', dijo Jack Ablin, que colabora en la administración de unos 55.000 millones de dólares como director de inversiones de Harris Private Bank en Chicago. ``Los bancos están más baratos que nunca, en relación con el resto del mercado''.

Brad Russell, portavoz de Washington Mutual, se negó a hacer comentarios ayer, así como el portavoz de JPMorgan, Joseph Evangelisti, y la portavoz de Wells Fargo, Julia Tunis Bernard. Funcionarios de Citigroup y Bank of America en Londres también se negaron a hacer comentarios.

Temor y riesgo

WaMu, cuyo valor de mercado se ha desplomado un 85% este año por pérdidas vinculadas a los mercados ``subprime'' o de hipotecas de alto riesgo, está atrayendo interés por sus 2.300 sucursales y 143.000 millones de dólares en depósitos, dijeron las personas familiarizadas con el asunto. Los compradores potenciales no estarían dispuestos a quedarse con las inversiones de la empresa relacionadas con las hipotecas, cuyas pérdidas podrían ascender a 19.000 millones de dólares en los próximos dos años y medio, según cálculos de WaMu.