Aerolínea en apuros

La retirada de la oferta de CAI por Alitalia supone la quiebra de la compañía aérea

La Compañía Aérea Italiana (CAI), formada por 18 empresarios italianos dispuestos a comprar Alitalia, ha retirado su oferta de compra, lo que supone la quiebra sin remedio de la deficitaria aerolínea de bandera italiana. A las 15.50 ha vencido el ultimátum que el presidente de la CAI, Roberto Colaninno, lanzó ayer, en el que amenazaba con renunciar al plan de rescate de la compañía aérea si no se alcanzaba un acuerdo, que finalmente ha sido rechazado por los sindicatos autónomos, según informan los medios italianos.

Aviones de Alitalia
Aviones de Alitalia

La CAI ha rechazado la contrapuesta enviada hoy por los sindicatos, en la que pedían una nueva reunión y afirmaban que el acuerdo podría alcanzarse todavía "a través de la negociación". Y es que Colaninno ya lo advirtió ayer en la reunión celebrada con el Gobierno y los sindicatos en el Palazzo Chigi: "Ustedes han logrado en estas dos semanas lo que no se había previsto conceder. No hay nada sobre lo que discutir ni un centavo más para compartir", señaló Colaninno, quien insistió en que no estaban "comprando una joya" sino "una empresa en crisis".

La noticia de la retirada de la oferta ha se ha difundido entre el grupo de empleados de Alitalia que se manifiestan frente a la sede donde se celebra la asamblea de CAI y que han reaccionado con protestas y al grito de "¡Buffoni, buffoni!".

Berlusconi: "Estamos frente al abismo"

Las reacciones no se han hecho esperar. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha exclamado que están "frente al abismo" y ha culpado al sindicato Cgil (Confederación General Italiana del Trabajo) y a los pilotos, según publica el Corriere della Sera. Por su parte, Luigi Angeletti, secretario de la Unión Italiana de Trabajadores, ha apuntado que se abre ahora "una catástrofe social y sindical".