Polémica

Cepyme pide al presidente de la CEOE que adelante las elecciones

El presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), Jesús Bárcenas, pidió hoy a la CEOE que convoque elecciones adelantadas de la patronal, tras el "bochorno" de la reunión de ayer que se saldó con la dimisión del secretario general y vicepresidente de la organización, Juan Jiménez Aguilar.

Así lo puso de manifiesto Bárcenas en una rueda de prensa en la que también adelantó que Jiménez Aguilar está actualmente ingresado en el hospital tras sufrir una angina de pecho.

Bárcenas, visiblemente enfadado, denunció la actitud que mantuvo ayer Díaz Ferrán y explicó que no hace falta cambiar los estatutos de la patronal para convocar elecciones, sino que basta con convocar una asamblea general, lo que a su juicio sería "lo más sano y saludable" para el mundo empresarial.

"Algunos podríamos pensar que cambiar los estatutos de la organización es una solución rara", señaló Bárcenas, tras recordar que los últimos estatutos de la patronal son "relativamente nuevos" y asegurar que la convocatoria de elecciones es la única manera de dejar "las cosas claras". "Quien no tiene nada que ocultar no debe tener miedo a pasar por las urnas", señaló.

Tras descartar presentarse él mismo como candidato a las elecciones, consideró difícil apoyar la candidatura de Díaz Ferrán después "del año" que le ha dado a la CEOE y debido a la actitud que ha mantenido ante el Gobierno, ante Jiménez Aguilar y ante el ex presidente de la CEOE, José María Cuevas, las personas que le nombraron presidente de la patronal. "Hay que apoyar lo mejor para la CEOE y Díaz Ferrán no lo es; esta casa es una confusión con este hombre", señaló.

Voces de dimisión

Preguntado por los posibles apoyos con los que puede contar Díaz Ferrán, Bárcenas aseguró que hay una "oposición suficiente" al actual presidente de la organización empresarial como para que sea escuchada. En este sentido, reconoció que en la reunión de ayer hubo diversas voces que pidieron su dimisión, aunque reconoció que fue imposible cuantificarlas porque la Junta se convirtió "en un gallinero" que dificultará seguro la ratificación del acta de la misma.

En relación a la evolución de la Junta, Bárcenas calificó el encuentro como un "espectáculo bochornoso" que nunca se había producido en la historia de la organización empresarial. Admitió que se pidieron dimisiones, la convocatoria de elecciones urgentes e incluso que se llegó a negar el derecho a voto. "Jamás he asistido a un acto del mundo empresarial tan bochornoso y escandaloso, fue un mal trago", señaló el presidente de Cepyme, tras mostrarse asombrado sobre cómo Díaz Ferrán puede aguantar lo que ocurrió ayer "sin inmutarse".