Operación coordinada

Los bancos centrales acuerdan una aportación millonaria para elevar la liquidez

Los seis principales bancos centrales del mundo anunciaron hoy "medidas coordinadas" para hacer frente a la falta de liquidez en los mercados financieros globales, según un comunicado del Banco de Japón (BOJ).

Los bancos centrales han decidido unificar sus acciones.
Los bancos centrales han decidido unificar sus acciones.

En este plan participan el BOJ, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco Central Europeo (BCE), Banco de Canadá, Banco de Inglaterra y el Banco Nacional Suizo.

La decisión fue tomada en una reunión no prevista del comité monetario del Banco de Japón, que especificó que cada uno de los seis bancos centrales detalla las medidas tomadas en comunicados hechos públicos en sus páginas web.

Así, la Reserva Federal informó de que permitirá la expansión de sus acuerdos de intercambio con otros bancos centrales en hasta 180.000 millones de dólares (125.543 millones de euros).

La operación de intercambio entre el Banco de Japón y la Reserva Federal asciende a 60.000 millones de dólares (41.830 millones de euros), anunció el BOJ.

Desde el martes pasado, el Banco de Japón ha inyectado al mercado en Japón casi 67.000 millones de dólares para tratar de estabilizar el mercado.

El objetivo, según explicó el banco central nipón, es "proporcionar fondos en dólares a los participantes del mercado en Japón" según sea necesario "en vista de las actuales medidas del mercado".

El BCE inyectará 40.000 millones de dólares

El BCE informó de que inyectará 40.000 millones de dólares al eurosistema para aumentar la liquidez en la divisa estadounidense. La entidad dijo haber acordado este paso junto con la Reserva Federal estadounidense y procederá a esa nueva inyección de liquidez en dos franjas e interés variable.

De los 40.000 millones de dólares anunciados, 25.000 millones se concederán para operaciones con vencimiento a 28 días, mientras que los 15.000 restantes se adjudicarán para las de 84 días.

Se trata de la tercera inyección de liquidez que aplica el BCE en lo que va de semana, aunque es la primera que realiza en la moneda estadounidense en esta crisis.

El lunes, el BCE respondió a las necesidades de liquidez en el eurosistema con 30.000 millones de euros (21.428 millones de dólares), tras la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers.

Un día después el banco emisor europeo anunció una nueva inyección de 70.000 millones de euros (50.000 millones de dólares) a un tipo de interés mínimo del 4,25%.

Asimismo, las nuevas líneas autorizadas suponen la provisión de 40.000 millones de dólares (27.886 millones de euros) para el Banco de Inglaterra, 10.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) para el Banco de Canadá, y hasta 27.000 millones de dólares (18.800 millones de euros) para el Banco Central de Suiza.

Rebajar las presiones

La finalidad de este plan coordinado es "hacer frente a las elevadas presiones en los mercados de suministro de dólares a corto plazo" y "mejorar las condiciones de liquidez en los mercados financieros globales".

"Los bancos centrales continuarán trabajando conjuntamente y tomarán acciones adecuadas para hacer frente a las actuales presiones", señala el comunicado del Banco de Japón.