Crisis

La Bolsa rusa sufre la peor sesión en una década

La sombra de la crisis de 1998, cuando Rusia se reconoció incapaz de hacer frente al pago de su deuda, planeó ayer sobre la Bolsa de Moscú, que sufrió la caída intradía más profunda de los últimos diez años. El índice Micex llegó a derrumbarse el 19%, aunque moderó ligeramente su hundimiento para cerrar con un desplome del 17,45%. El índice RTSI, medido en dólares, registró una caída de otro 11,5%, casi el triple del castigo sufrido en la sesión del lunes. La marea de ventas obligó incluso a las autoridades del mercado moscovita a suspender durante una hora la contratación.

Los inversores temen una crisis del sistema financiero como la que sufre Estados Unidos, y los valores bancarios fueron sin duda los más castigados, con derrumbes de entre un 20% y un 30% y en medio de una intensa restricción en el mercado crediticio. Así, las tasas interbancarias se dispararon al 11% en el mercado interbancario por primera vez desde 2004.

'Es el resultado de un cóctel de crisis crediticia, caída de los precios del petróleo y riesgo geopolítico', resumía Lars Christensen, analista jefe y experto en mercados emergentes de Danske Bank. El mensaje del ministro de Finanzas ruso, Alexei Kudrin, que aseguró que no hay una crisis sistémica no bastó para tranquilizar al mercado. Y tampoco las palabras Vladimir Putin, que afirmó que la economía rusa soportará el embate de la crisis financiera gracias a los 'colchones de seguridad' creados con ese fin. Aludía al Fondo de Estabilización creado en 2004 para pagar la deuda exterior y que ahora, alimentado por los ingresos de las exportaciones de hidrocarburos, se utiliza para resistir las oscilaciones de los mercados.

La quiebra de Lehman Brothers ha disparado las alarmas en los mercados de todo el mundo y algunos expertos apuntan ya que la fuerte aversión al riesgo podría provocar la repatriación de capitales desde mercados emergentes hacia las economías occidentales y la intervención de los fondos soberanos en sus propios mercados.