Mercados

La Reserva Federal mantiene los tipos y Wall Street responde al alza

La Reserva Federal optó por hacer caso omiso al mercado y dejó los tipos de interés en el 2% ayer. La autoridad monetaria reconoció que la tensión en los mercados financieros ha aumentado de manera significativa, pero comentó que los riesgos para el crecimiento y la inflación son 'ambos' una 'preocupación significativa del comité'. Wall Street reaccionó inicialmente a la baja, pero el Dow Jones cerró con una subida del 1,3%.

La Reserva Federal mantiene los tipos y Wall Street responde al alza
La Reserva Federal mantiene los tipos y Wall Street responde al alza

Casi un año después de que la Reserva Federal inaugurara una serie de recortes que llevaron los tipos de interés del 5,25% al 2%, la autoridad monetaria declinó volver a actuar presionada por los últimos acontecimientos y optó por mantener el precio del dinero en el 2%. En su comunicado dio a entender que continuará ayudando al mercado con inyecciones de liquidez de emergencia, ayer aportó 50.000 millones de dólares, al tiempo que busca centrar la política monetaria en el largo plazo.

'Unas condiciones de crédito más restrictivas, la contracción del mercado inmobiliario y la caída de las exportaciones probablemente pesarán en el crecimiento económico', decía el comunicado. 'Con el tiempo, la sustancial relajación monetaria combinada con las medidas para fomentar la liquidez del mercado deberían promover un crecimiento económico moderado'.

Al mismo tiempo, recordó su preocupación por la inflación y aunque comentó que espera que se mitigue a lo largo del año -la inflación de agosto cayó un 0,1% hasta el 5,4%- reiteró que su evolución sigue siendo 'muy incierta'. 'El comité vigilará los acontecimientos económicos y financieros con atención y actuará como resulte necesario para promover un crecimiento económico sostenible y la estabilidad de precios', concluyó.

La decisión se adoptó por unanimidad por primera vez en un año, una actuación que desoyó los ruegos de Wall Street donde el mercado de futuros daba una probabilidad del 80% a un recorte de al menos 25 puntos básicos. Algunas casas de análisis apostaban incluso por una rebaja de hasta 50 puntos básicos.

El mercado, en cualquier caso, no se lo tomó tan mal. Una vez conocida la decisión las caídas dominaron en la renta variable, sin embargo, con el paso de las horas Wall Street logró recuperarse. El Dow Jones subió un 1,3%, el Nasdaq se anotó el 1,28% y el S&P 500, un 1,75%. Avances que se aceleraron a medida que aumentaba la expectativa de que la Reserva Federal acudirá al rescate de la aseguradora AIG. Compañía que pasó de llegar a perder el 74% en el peor momento de la sesión a dejarse el 21,2%.

Las inyecciones masivas de liquidez aprobadas ayer por los bancos centrales -Reserva Federal, BCE, Banco de Inglaterra y Banco de Japón- también ayudaron a restablecer cierta calma. En total aportaron 147.550 millones de euros al sistema tras la alarma suscitada por la escalada de los costes de financiación.

La suspensión de pagos de Lehman Brothers y la compra forzada de Merrill Lynch desataron una oleada de desconfianza que provocó, al igual que en agosto de 2007, cuando estalló la crisis subprime, que los tipos a los que se prestan los bancos entre sí escalaran de forma desorbitada. El tipo diario en dólares llegó a tocar el 6,44% frente al 2,07% de junio, un claro síntoma del hambre desaforada de liquidez.

La cadena de quiebras, ventas y reestructuraciones de los últimos meses hace temer nuevas víctimas y más pérdidas -ya lleva 514.000 millones de dólares- para un sector financiero debilitado. Y la caída de ingresos de Goldman Sachs, del 70%, resultó otro mal augurio. Al menos Washington Mutual, otra que centraban las miradas, repuntó tras conocerse en interés de JP Morgan.

Los resultados de Morgan Stanley previstos para hoy y las futuras actuaciones de los bancos centrales marcarán el ritmo estos días. Entretanto, el tumulto financiero en las últimas jornadas aleja la posibilidad de una recuperación rápida de la economía estadounidense. La buena noticia es que la caída del petróleo abre el margen de maniobra de los bancos centrales, algo esperado, especialmente en Europa.

Otras reacciones del día

Petróleo El petróleo continúa dando cierta tregua al mercado en un momento de nerviosismo y tensión. El barril de Brent retrocedió otro 3,4% ayer en su decimocuarto día a la baja pare situarse en los 89,22 dólares. Así, pierde ya un 39,3% desde los máximos de julio. Un alivio para las tensiones inflacionistas.

Deuda La deuda pasó de ser un activo demandado ayer a sufrir las iras vendedoras tras la decisión de la Reserva Federal. El bono a 10 año cayó lo que dejó la rentabilidad en el 3,51%. El tipo del bono a 30 años, tras llegar a perder el 4% por primera vez en casi 50 años, cerró en el 4,128%.

Dólar El mantenimiento de los tipos de interés en EE UU apenas incidió en la trayectoria alcista del dólar. El billete verde se apreció un 0,72% frente al euro, lo que le lleva a recuperar un 11,8% desde el mínimo histórico que marcó en julio al rozar 1,60 unidades por euro. En el año sube ya el 3,08%.