Hacia un nuevo orden financiero

La debacle provoca incertidumbre en los 200 empleados de las filiales españolas

La desaparición de dos de las principales firmas de inversión estadounidenses tendrá sus repercusiones en España. Los cerca de 200 empleados que trabajan para Lehman Brothers y Merrill Lynch ven peligrar sus puestos de trabajo. La continuidad de la inversión del primero en Patentes Talgo está garantizada, según fuentes de la entidad.

Las consecuencias del terremoto financiero que sacude Estados Unidos se están sintiendo en todo el mundo. También en España. La quiebra del cuarto banco de inversión de Wall Street, Lehman Brothers, así como la forzada compra de Merrill Lynch por parte de Bank of America, siembran de dudas el futuro de la plantilla de ambas firmas.

'En la oficina de Lehman en Madrid todo el mundo se ha ido a casa', explica un directivo del sector. Alrededor de 40 personas trabajan en España para la filial de este banco de inversión, presidida por Luis de Guindos, quien fuera secretario de Estado de Economía. Fuentes de la entidad no confirman si la actividad se ha suspendido por completo. En Londres también hay personal dedicado en exclusiva a monitorizar los mercados ibéricos.

El administrador concursal nombrado para supervisar la actividad de Lehman en Europa durante la fase de liquidación del grupo, Tony Lomas, de PricewaterhouseCoopers, reconocía ayer en una rueda de prensa que no se puede garantizar que la plantilla en el Viejo Continente vaya a cobrar su sueldo al acabar este mes. Lomas no quiso aventurar qué proporción de los 6.000 trabajadores de Lehman en las filiales europeas perderán su empleo.

Respecto a Merrill Lynch, hay más dudas sobre el futuro de sus 160 empleados (40 de los cuales se dedican a la banca de inversión). Para un ejecutivo del sector, la integración en Bank of America provocará algunos despidos. Sin embargo, otro alto cargo de un banco internacional destaca que 'hay pocas redundancias en el negocio en España de ambas firmas, por lo que tal vez nadie pierda su trabajo'.

De acuerdo con varias fuentes de sector, existen pocas duplicidades entre la actividad de Bank of America y Merrill Lynch en la Península Ibérica. El primero está centrado en dar servicio a grandes corporaciones de EE UU, mientras que el segundo es muy potente en corretaje de valores, asesoramiento en fusiones y adquisiciones y banca privada. 'Creo que Bank of America estará cómodo con el equipo que encontrará aquí y puede hasta que potencie la presencia del grupo', comenta otro banquero.

Un aspecto en el que inciden las fuentes consultadas es que la quiebra de Lehman no va a cambiar mucho el sector en España. 'Tenía poco negocio y empleados, por lo que la distribución del pastel no se va a alterar', comentan.

Participaciones industriales

Una de las empresas españolas que más de cerca sufre las consecuencias de la crisis de Lehman Brothers es la constructora de trenes de alta velocidad y de largo recorrido Patentes Talgo que desde finales de 2006 tiene el 49,9% de su capital en manos del banco de negocios estadounidenses tras participar éste en una ampliación de capital por 40 millones de euros.

Fuentes de la empresa que fue fundada por los Oriol a finales de la década de los 40 del pasado siglo (la familia todavía controla la mayoría del capital y la gestión) aseguraron ayer a este diario que la situación de la entidad financiera 'no va a afectar en absoluto' a Talgo ya que es una de sus filiales, el Fondo Lehman 3, quien aparece como titular de la participación, aunque los auténticos accionistas de la española 'son fondos de pensiones'. En este caso, afirman, Lehman 'actúa como mero intermediario de la participación' y los fondos ya han mostrado a la compañía su intención de permanecer en el accionariado.

Talgo ha reconocido que durante los últimos días ha recibido incesantes llamadas de sus socios y proveedores interesándose por la situación, y a todos los ha tranquilizado con estos argumentos. La familia Oriol y Lehman han abordado el pasado mes de mayo una significativa reforma de la estructura de Patentes Talgo al ser absorbida esta empresa por la sociedad Aurum Business en la que la relación de fuerzas entre los accionistas español y estadounidense no se veía afectada.