Política monetaria

La Reserva Federal mantiene los tipos en el 2% pese al rebrote de la crisis financiera

El Comité Abierto La Reserva Federal acordó hoy mantener en el 2% los tipos de interés, con lo que siguen en su nivel más bajo desde noviembre de 2004, a pesar del agravamiento de la crisis financiera que ha provocado la suspensión de pagos del cuarto mayor banco de inversión estadounidense, Lehman Brothers.

Tras la quiebra del gigante financiero, la venta de Merrill Lynch a Bank of America y las graves dificultades de la aseguradora AIG, algunos analistas consideraban que la Fed podría rebajar hoy en un cuarto de punto el precio del dinero para facilitar el acceso a la financiación, tras el respiro que la inflación dio en agosto, como consecuencia del abataramiento del petróleo.

En su anterior reunión, celebrada el 5 de agosto, la Fed acordó también mantener los tipos de interés en el 2%, ante el incremento de las tensiones inflacionarias registrado entonces y tras la serie de recortes consecutivos iniciada en septiembre de 2007, que supuso una rebaja de 3,25 puntos porcentuales.

"Con el tiempo, un relajamiento del la política monetaria, combinado con medidas para impulsar la liquidez del mercado deberían ayudar a generar un crecimiento económico moderado", señaló la Fed, que espera que la inflación se modere a finales de este año y a lo largo del próximo, aunque reconoció que las perspectivas en torno a la inflación siguen siendo "altamente inciertas".

"El Comité vigilará el desarrollo económico y financiero atentamente y actuará como sea necesario, para promover un crecimiento económico sostenible y una estabilidad de precios", indicó la Fed en el comunicado emitido tras anunciar su decisión.

Asimismo, el banco central estadounidense reconoció que las presiones en los mercados financieros se han incrementado de forma significativa, al tiempo que los mercados laborales se han ido debilitando.

En la misma línea, señaló que unas ajustadas condiciones de crédito, la persistente contracción inmobiliaria y la desaceleración en el crecimiento de las exportaciones podrían pesar en el crecimiento económico durante los próximos trimestres.