Plan estratégico

Iberdrola ganará este año 3.000 millones, un 25% más, tras comprar Energy East

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, anunció hoy que la compañía ganará este año 3.000 millones de euros, lo que supone elevar en cerca del 25% el resultado del ejercicio anterior.

Durante la presentación de la compra de la estadounidense, el director de Estrategia y Desarrollo de Iberdrola, José Luis del Valle, adelantó que la compañía espera poder "cerrar" la operación el martes o miércoles de la semana que viene.

La compañía también informó de que la operación aportará 200 millones de dólares (unos 143,6 millones de euros) al Ebitda del grupo y supondrá "finalmente" para Iberdrola un desembolso de 6.200 millones de euros, frente a los 6.400 millones anunciados en junio de 2007, gracias a la evolución del cambio euro-dólar.

De esta cifra, 3.200 millones corresponden a la compra de activos de la compañía norteamericana, mientras que los otros 3.000 se refieren a la deuda de Energy East.

Iberdrola prevé que Energy East comience a consolidar en las cuentas del grupo en el cuarto trimestre de este año. Por otro lado, la compañía espera que la operación contribuya a incrementar el beneficio por acción y el dividendo por acción alrededor de un 25 por ciento este año y que el apalancamiento financiero del grupo se mantenga por debajo del 50% tras la adquisición.

El director de Desarrollo de Iberdrola, Pedro Azagra, se mostró "satisfecho" por el resultado de la operación y por los apoyos conseguidos por la compañía en los estados de Connecticut, New Hampshire, Maine y Nueva York, tanto por parte del partido demócrata como republicano.

Para la eléctrica, la operación "encarrila" el cumplimiento de los objetivos establecidos en su Plan Estratégico 2008-2010, que contempla la inversión de más de 24.000 millones de euros en crecimiento orgánico (unos 18.000 millones de euros) y operaciones corporativas.

Con la compra de Energy East, Iberdrola incrementará la energía distribuida un 24,7%, hasta 198,4 TWh, y la potencia instalada un 0,3%, hasta 42.650 MW.

Asimismo, la operación eleva hasta alrededor de 20.000 millones de dólares, unos 14.225 millones de euros, el valor de sus activos en Estados Unidos, mercado que espera aporte el 10% del Ebitda de todo el grupo dentro de tres años.

Iberdrola decidió ayer aceptar las condiciones impuestas por la Comisión de Servicios Públicos del Estado de Nueva York, último trámite necesario para comprar Energy East.

Entre las condiciones, Iberdrola se compromete a invertir 200 millones de dólares, unos 141 millones de euros, en proyectos de energías renovables en los próximos dos años.