Crisis crediticia

El Banco de Inglaterra no financiará a los bancos a largo plazo

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, afirmó hoy que el nuevo plan de ayuda al sector bancario que está preparando no supondrá una financiación a largo plazo para las entidades que se han visto obligadas a ampliar capital por la falta de liquidez como consecuencia de la crisis.

Banco de Inglaterra
Banco de Inglaterra

"Espero que todo el mundo entienda que, aunque serán importantes, las propuestas no pueden solucionar la escasez de financiación del sector bancario, incluido del hipotecario", señaló King en una comparecencia ante la comisión parlamentaria del Tesoro. King indicó que sólo los ahorradores e inversores privados pueden aportar la liquidez necesaria.

El Banco de Inglaterra prevé publicar la próxima semana sus propuestas para llevar a cabo un programa permanente que sustituya al Plan Especial de Liquidez, anunciado el pasado 21 de abril y que permite a los bancos canjear temporalmente bonos del Tesoro por activos hipotecarios de "alta calidad".

El Plan Especial, con una duración de un año (prorrogable dos más), estaba previsto que afectara a activos por valor total de 50.000 millones de libras (62.866 millones de euros, al cambio actual). La escasez de liquidez del sector financiero británico ha llevado a los bancos a incrementar en los últimos meses los requisitos para conceder préstamos hipotecarios.

Mínimo histórico de hipotecas

El propio Banco de Inglaterra anunció la semana pasada que en julio se concedieron 33.000 hipotecas, un mínimo histórico que supuso alrededor de un cuarto de la cifra del mismo mes de 2007. King indicó que el empeoramiento del sector inmobiliario ha afectado al conjunto de la economía británica.

"Nos enfrentamos a un período difícil, pero temporal, con una alta inflación y un crecimiento económico que será, en el mejor de los casos, débil", señaló el gobernador del banco central.

Situación económica desfavorable

El IPC se situó en julio en el 4,4%, más del doble del objetivo oficial, mientras que la economía británica se estancó en el segundo trimestre, cuando no registró ningún crecimiento respecto a los tres primeros meses del año.

Tanto la Comisión Europea como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han pronosticado en los últimos días que el Reino Unido entrará en recesión a finales de año. Pese a ello, el Banco de Inglaterra mantuvo la semana pasada los tipos de interés, por quinto mes consecutivo, en el 5%.

King indicó hoy que la próxima semana, cuando se publiquen los datos de inflación de agosto, se verá obligado de nuevo a escribir una carta de explicación al ministro de Economía, Alistair Darling, tal y como establece la legislación británica cuando el IPC sobrepasa el 3%.

La encuesta del Banco de Inglaterra sobre percepción de inflación por parte del público, publicada hoy, muestra que los británicos preven que el IPC se mantenga elevado.