Previsiones de crecimiento

La UE augura que España entrará en recesión este semestre

La CE rebajó ayer en cuatro décimas su previsión de crecimiento en 2008 para España y para la media de la zona euro. Bruselas estima que la economía europea se ha estancado y que la española se encamina hacia la recesión al igual que Reino Unido y Alemania.

La UE augura que España entrará en recesión este semestre
La UE augura que España entrará en recesión este semestre

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, colocó ayer un despiadado espejo frente a la realidad española y europea. Y la imagen que se refleja es un segundo semestre de 2008 con la economía de la zona euro y de la UE prácticamente paradas. Y la de países como España, Alemania o Reino Unido enfangadas en una recesión técnica de la que nadie sabe a ciencia cierta cómo ni cuándo podrán salir.

Las economía española, según las previsiones interinas de la CE publicadas ayer, se contraerá una décima durante el trimestre en curso y tres décimas durante el último. De cumplirse ese pronóstico, España llegará a 2009 en recesión técnica (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo). Y cerrará 2008 con un crecimiento de sólo 1,4%, ocho décimas menos que lo augurado por la misma Comisión hace apenas cinco meses.

'La situación ha empeorado bruscamente en España', señaló Almunia durante la presentación de unas previsiones basadas en los datos de las siete mayores economías (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, España, Holanda y Polonia). 'La principal causa ha sido la contracción del mercado inmobiliario, agravada por las turbulencias financieras y el aumento de la inflación'.

El tajo de la CE a las previsiones para España es el mayor de los anunciados ayer. Pero no el único. A Francia le rebaja seis décimas hasta el 1% y a Italia, con cuatro décimas de recorte, la deja al borde del estancamiento con un crecimiento interanual de sólo el 0,1%.

La zona euro también pasa del 1,7% previsto en abril al 1,3%, la mitad que en 2007 y muy lejos de su potencial de crecimiento (en torno al 2%). Y en el conjunto de la UE el recorte es aún mayor (de 2% a 1,4%) y Bruselas cree que Los 27 cerrarán el último trimestre del año con un 0,1% de crecimiento.

'No son buenas noticias', reconoció Almunia durante la presentación en rueda de prensa de sus previsiones interinas de la CE, amargo aperitivo de las definitivas que llegarán en noviembre. 'Y continuamos recibiendo información sobre los mercados financieros que no nos permiten ser más optimistas'.

Contagio

El tono sombrío de los pronósticos contrasta con las infundadas esperanza de hace unos meses, cuando la Comisión y los ministros de Economía europeos confiaban en que la economía del continente saliera casi indemne de la crisis financiera estadounidense. El espejismo de un primer trimestre con mayor crecimiento de lo esperado (0,7% en la zona euro y 0,6 en la UE) alimentó esa pueril teoría sobre el desacoplamiento entre la UE y EE UU. Pero el batacazo del segundo trimestre (-0,2% en la zona euro y -0,1% en la UE) disparó todas las alarmas. Y a juzgar por las previsiones de ayer, a final de año incluso los más ilusos tendrán que aceptar la triste realidad.

La inflación concede una tregua

Las previsiones intermedias publicadas ayer por la Comisión Europea revisan al alza el pronóstico de inflación para este año en la zona Euro (del 3,1% al 3,6%), en la UE (del 3,6% al 3,8%) y en España (del 3,8 al 4,5%). Pero a pesar de ese dato, el departamento del comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, cree que la evolución de los precios puede haber alcanzado 'un punto de inflexión'. Y espera que la tasa de inflación se modere en los próximos meses gracias a la tregua en la escalada de los precios del petróleo y otras materias primas y a una previsible reducción de la demanda.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, también previó durante una intervención en el Parlamento europeo que la inflación 'se modere gradualmente durante 2009'. Trichet reiteró que la estabilidad de precios es la mejor contribución del banco central para recuperar la senda del crecimiento. Y Almunia coincidió en que 'cuanto más inflación, más riesgo de recesión'.