Bolsa

Credit Suisse aconseja vender títulos bancarios en el rebote

Todavía no es el momento para apostar por la banca europea. Al menos esa es la opinión de Credit Suisse, firma que aconseja aprovechar los rebotes actuales para vender.

La banca europea sigue sin convencer. El excesivo endeudamiento tanto del sector como del consumidor, la sobrevaloración de los inmuebles, la amenaza de nuevas provisiones, el escaso margen de maniobra de los bancos centrales y unas valoraciones no lo suficientemente baratas son las principales pegas que encuentra Credit Suisse.

Estos expertos recuerdan, además, que la crisis actual que atraviesan Estados Unidos, el Reino Unido y partes de Europa amenaza con ser peor que la vivida a principios de la década de los 90 debido a la simultaneidad de la crisis crediticia y la crisis bancaria, algo no visto en los últimos 30 años.

Un repaso a la estadística tampoco ayuda a mantener una visión optimista. Según Credit Suisse, la cotización del sector bancario generalmente tiende a comportarse mejor que el mercado entre seis y 10 meses antes de que el sector inmobiliario toque fondo. Y estos ciclos bajistas generalmente duran cuatro años y medio. 'Pensamos que acabar con el exceso de inventarios en EE UU llevará como mínimo dos años y medio. En el Reino Unido el sector inmobiliario todavía está sobrevalorado entre un 20% y un 30%, mientras que en Europa la desaceleración sólo lleva un año. Además, los bancos nunca han tenido tanta exposición a la propiedad y la construcción', explica Credit Suisse.

La evolución histórica del sector bancario refleja, además, que tiende a comportarse mejor que el mercado cuando los tipos de interés bajan de forma agresiva o bien cuando la curva de tipos se hace más pronunciada, dos características inexistentes en el momento actual.

Credit Suisse reconoce, sin embargo, que existen una serie de factores que deberían contribuir a la recuperación del sector por lo que, pese a todo, prefiere apostar por la banca antes que por los valores cíclicos.

En su opinión, a medida que los temores inflacionistas remitan, llegarán los recortes de tipos de interés, previsiblemente después del primer trimestre de 2009. Al mismo tiempo opina que la banca disfrutará de un aumento de márgenes por la menor competencia en la concesión de créditos, y ve fundamentales sólidos en países poco expuestos al apalancamiento. Dentro de Europa, sus apuestas preferidas están en Grecia, Bélgica, Alemania e Italia.

Incertidumbres sobre el sector

ProvisionesAMENAZA. Las temidas provisiones son una de las mayores amenazas que penden sobre el sector financiero y Credit Suisse teme que se verán más. La firma estima que el total alcanzará los 1,3 billones de dólares (920.000 millones de euros), lo que implica que si se asume que los bancos tienen el 60% de estas pérdidas potenciales, el sector todavía sólo ha anunciado dos tercios de las pérdidas totales a asumir.

PreferenciasEXCEPCIONES. Ningún banco español ha logrado colarse entre los valores preferidos por Credit Suisse. Las lista con nombres y apellidos incluye a Alpha, National Bank of Greece, Intesa y United Oversees Bank. En cualquier caso sí reconoce que tanto Santander como BBVA cotizan con fuertes descuentos, del 18% y 27%, respecto a los bancos con los que compiten en Latinoamérica.

ValoraciónALTA. Credit Suisse cuestiona la supuesta valoración atractiva de la banca. En su opinión el precio respecto al valor en libros es aún muy superior al registrado en crisis anteriores, mientras que la rentabilidad por dividendo puede resultar engañosa debido a las menores expectativas de retribución al accionista. Por otra parte, comenta que el fondo de comercio ha alcanzado una proporción en libros muy elevada.