Opa

Las cajas podrían deshacerse de su cartera industrial con las nuevas medidas del BCE, según Fortis

Las nuevas medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) la pasada semana para que las entidades financieras puedan acceder a financiación han reabierto en el mercado el miedo a que las cajas de ahorro puedan deshacer posiciones en su cartera industrial.

A su juicio, la decisión del BCE de endurecer los criterios para acceder a la financiación podría llevar al mercado a descontar negativamente en la cotización de las empresas participadas por las cajas ese supuesto, y destaca que las empresas con mayor exposición a las cajas son Iberdrola, con cerca de un 20% del accionariado en manos de 13 cajas, e Indra, con un 20% repartido principalmente entre Caja Madrid y Cajastur.

En su lista también incluyen General de Alquiler de maquinaria, de cuyo accionariado forma parte Caja Navarra, Cajastur y Caixanova; NH Hoteles, participada por Bancaja, Caja Madrid, Caixanova, Ibercaja y Kutxa; SOS, con Caja Granada, Caja Sur, Unicaja y Caja Sol entre sus accionistas, y Tubacex, que cuenta con la presencia de Caja Navarra.

El informe también señala que hay compañías que también cuentan con una alta participación de cajas en su accionariado, como Iberia, Repsol YPF o Mapfre, pero, a su juicio, estas entidades no venderán sus acciones porque se trata de una participación estratégica en las compañías o un proceso de consolidación sectorial.

Asimismo, el informe de Fortis asegura que no todas las cajas de ahorro "se encuentran en problemas" y destaca que 'la Caixa' y Caja Madrid son "claramente las mejor posicionadas" para absorber la "delicada situación económica y financiera".

En este sentido, la firma también considera que la venta de las participaciones industriales que tienen las cajas de ahorros no solucionarán cualquier problema de liquidez, sino que, a su juicio, el capital es la única razón objetiva podría justificar esta operación.

El Banco Central Europeo (BCE) anunció el pasado jueves el endurecimiento de las condiciones en los activos de titulización que sirven como garantías a los bancos la hora de acceder a las inyecciones de liquidez de la institución.

Concretamente, el presidente del BCE, Jean Claude-Trichet anunció que se aplicará un límite del 12% en garantía de activos, que se aplicará de manera "generalizada" en todos los activos titulizados y en todos los vencimientos. En los bonos bancarios se aplicará un límite del 12% y un suplemento del 5% sobre los bonos bancarios no asegurados.